‘Corcovo Roble 2012’, un tinto “sorprendente y con nervio” que sedujo a 1000 catadores

0
12

     ‘Corcovo Roble 2012’ es un vino muy estructurado y muy sabroso, cuya calidad viene determinada por el “exhaustivo y esmerado control de los viñedos”, como explica Domingo Megía, co-propietario de la bodega, quien recalca que el intenso trabajo de campo consiste en saber “cuándo es el momento óptimo de vendimia de cada parcela y tener previsto qué tipo de vino vamos a elaborar con las uvas recolectadas cada día”.

    Bodegas J.A. Megía e Hijos ha participado en ediciones anteriores del Concurso Regional de Vinos ‘Tierra del Quijote’, aunque esta es la primera vez que han recibido dos premios ya que el vino ‘Corcovo Verdejo 2013’ consiguió el Quijote de Plata en la categoría de blancos. “Se trata de un concurso muy interesante por la cantidad de catadores”, indicaba Domingo Megía quien reconocía que la demanda de estos vinos ha aumentado tras los premios conseguidos, premios importantes que se suman a los obtenidos en otros certámenes y que vienen a corroborar el eslogan que sustenta este evento, es decir, que “1000 no se equivocan”.

    Bodegas J.A. Megía e Hijos elabora actualmente una variada y completa gama de vinos de gran calidad, siendo su marca emblemática Corcovo, “unos vinos muy apreciados por el público debido a la excelente relación calidad-precio”, recalcan desde la bodega.

     La producción anual de esta bodega ronda los 800.000 litros y sus vinos se comercializan en distintos puntos de España como Levante, Madrid, zona centro, Andalucía o toda Castilla-La Mancha, además de exportarse a la Unión Europea, Canadá, China, Taiwán o Nigeria.

    Dentro de la bodega, destaca su centenaria cueva de crianza situada a 13 metros de profundidad y excavada en roca, donde los vinos son envejecidos en unas inmejorables condiciones de humedad y temperatura, constantes durante todo el año.

     Junto a ello, también resalta su moderna nave de vinificación y fermentación, equipada con equipos de última generación que permiten elaborar los vinos “de una forma muy personal, y donde la mano del enólogo es tan importante como la tecnología”, apuntan los responsables de esta bodega de Valdepeñas.