‘Cítricos Valencianos’ respalda la creación del Corredor Mediterráneo como prioridad para ahorrar costes en la exportación

0
9

Citricos valencianos.- La puesta en marcha de esta infraestructura -que aunaría las líneas de alta velocidad de la red de ferrocarril de España de forma paralela a las líneas de mercancías entre los principales puertos del Mediterráneo: Almería, Valencia y Barcelona- “sería de una gran ayuda para la revitalización del sector citrícola, puesto que implicaría una mejora respecto a la competitividad de nuestras naranjas y clementinas, de ahí nuestro apoyo incondicional a esta iniciativa”, tal y como ha puesto de manifiesto el presidente de IGP ‘Cítricos Valencianos’, José Barres Gabarda.
Uno de los efectos positivos de la puesta en marcha de este eje, que discurriría a lo largo del Mediterráneo, sería que permitiría ahorrar a los agricultores unos 400 euros por las 20 toneladas de fruta que puede transportar un camión a los mercados europeos, según se desprende de un estudio realizado por César Camisón, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Valencia.
Más concretamente, este Corredor permitiría abaratar los envíos de frutas a la Unión Europea en tres céntimos respecto al transporte en camión, lo que supondría un ahorro de 42 pesetas por arroba de naranjas exportadas, en base a diferentes estudios realizados. No hay que olvidar que esta infraestructura conectaría toda la Comunitat Valenciana y toda la costa española con los principales consumidores europeos de nuestras naranjas y mandarinas: Alemania, Francia y Reino Unido.
De esta manera, se dejaría también de lado la dependencia del monopolio del transporte carretera, pero también la dependencia del petróleo, y al mismo tiempo se ahorraría tiempo, disminuyendo en tres o cuatro la llegada de los envíos; y en definitiva, “consiguiendo así mejorar en términos de competitividad, a la hora de hacer llegar nuestros cítricos a los destinos europeos a los que exportamos, aunando dos formas logísticas, como son el barco y el ferrocarril”, según ha apuntado el máximo responsable de IGP ‘Cítricos Valencianos’.
En cualquier caso, la importancia de esta iniciativa también encuentra su justificación en los datos económicos que arrojan las regiones mediterráneas. El 87% de las exportaciones agroalimentarias de la Comunidad Valenciana se dirigen a países europeos, con un valor económico que alcanza los 3.800 millones de euros, en función de las cifras facilitadas por la Generalitat.
Por otro lado, el conjunto de las exportaciones agroalimentarias de las cuatro zonas por las que atravesaría el Corredor -Andalucía, Murcia, Comunitat Valenciana y Cataluña- representan en términos económicos el 67,6% de las ventas de alimentos de España al exterior. Y es precisamente en estos puntos geográficos donde se concentra la mitad del PIB, el 40% de la población española y el 70% de las exportaciones de frutas y verduras.
Como se deduce de la observación de todas estas cifras “el Corredor Mediterráneo es vital y prioritario para potenciar nuestras opciones comerciales, ya que gracias a este Eje el flujo de mercancías entre España y la Unión Europea se multiplicaría, favoreciendo el comercio asiático con el continente y la pujanza de los nuevos puertos comerciales españoles”, según ha indicado Barres Gabarda.