2000 ganaderos se unen en Alcaracejos bajo el lema ‘Salvemos al sector lácteo’

0
4

   La protesta e iniciaba por la mañana en la carretera N-502 a la altura de Alcaracejos, cuando los 2000 ganaderos, arropados por la Plataforma en defensa del sector lácteo, cortaron el tráfico para denunciar la situación que está padeciendo. . Fernández de Mesa destacó la unión de todo el sector, pidiendo a las administraciones medidas inmediatas para el mantenimiento de un sector que necesita hacer entrar en razón a la industria y a la distribución, ya que España produce dos terceras partes de su consumo, con costes de producción entre los 0.38 y 0.42 euros por kilo de leche, el precio pagado a los ganaderos (0.28-0.34 euros) se encuentra por debajo de los costes. Añadió que un 58% de la leche en los lineales es ya marca de la distribución y que su precio medio es un 39% más barato que el de las primeras marcas.

  En la concentración se agradeció la presencia y esfuerzo a todos los asistentes y se leyó un manifiesto describiendo la situación crítica y desesperada que atraviesa el sector y que está haciendo agonizar y llevando al cierre a muchas explotaciones lecheras. Andalucía produce 440.000 toneledas de leche y consume 675.000 toneladas, con costes de producción un 45% superiores a los de hace un año y hace falta actuar urgentemente sobre los precios.

   Por ello, se pidió la declaración del sector lácteo como estratégico por parte del Ministerio de Agricultura; una Ley de Márgenes Comerciales que evite el uso de la leche como producto reclamo y la especulación en los mercados; la defensa y promoción del consumo de leche con origen español; mayor peso de la interprofesional del sector en la negociación de los contratos homologados con la industria; concienciación del carácter deficitario de España en producción; y concienciación del propio consumidor sobre la calidad de la leche española, haciendo un llamamiento al consumo de leche producida en Andalucía.

    Asimismo se hizo hincapié en el permanente trabajo de los ganaderos por la cálidad, "algo que desde las grandes cadenas de distribución no se aprecia ni valora, pidiéndoles que reflexionen y se den cuenta de que no se puede regalar la leche, porque esto terminará con el sector y, de camino, producirá el abandono de los campos y los pueblos".

   Tras la lectura de estas demandas, la hija de un ganadero leyó una carta a los Reyes Magos, pidiendo un único deseo: que la leche suba unos céntimos y tenga un precio justo para que miles de familias como la suya puedan quedarse en su tierra y conservar sus negocios.