23.000 hectáreas de cultivo se han adscrito al proyecto de regadío de Tierra de Barros

0
4

   Asimismo, José Luis Gil Soto señaló que buena parte de los trabajos necesarios para la puesta en marcha del regadío también se realizarán antes de finalizar 2013 y entre ellos destacó las obras fundamentales de impulsión del agua desde los embalses a las balsas de distribución y la red primaria y secundaria, con el fin de “dejar una boca de riego a pie de cada parcela”.

   A preguntas de los periodistas, el director general recordó que en los proyectos de regadíos privados, como es el de la comarca de Tierra de Barros, las obras son financiadas al 50% entre la Administración y los regantes, quienes tendrán la posibilidad de acudir a las subvenciones que el Gobierno ponga a su disposición. Un aspecto en el que incidió al destacar el papel fundamental que tendrá la Comunidad de regantes para “negociar bien y conseguir la financiación que se necesita”.

Respaldo de APAG-ASAJA

    Por su parte, El nuevo presidente de la Asociación Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo (Badajoz), Juan Jesus Rama, ha considerado que el proyecto de regadío en la comarca de Tierra de Barros es "una gran oportunidad".

    A sus 44 años ha sido elegido este mes nuevo presidente de esta asociación, asociada a Apag-Asaja, la más importante en la comarca de Tierra de Barros, con más de 500 asociados. Ha sustituido al fallecido Juan José Gallardo Laja, que estuvo en el cargo más de 25 años.

    En declaraciones a Efe, Rama ha asegurado que igual que Almendralejo cambió a principios del siglo XX de cultivos, lo que permitió la introducción de la vid y el olivar, "y ello supuso la creación de una gran riqueza", ahora puede pasar lo mismo.

    "Hay que aceptar el cambio", aunque ha reconocido que hay muchos agricultores mayores a los que les cuesta más hacerlo, pero "es un tren que no se puede dejar pasar".

    Miembro de la directiva de esta centenaria asociación desde hace más de una década, Rama ha tomado las riendas "para seguir defendiendo los intereses de los agricultores", ante todo.

    No pretende hacer cambios en la asociación, porque ya han ido evolucionado para adaptarse a los nuevos tiempos, como su adhesión a Apag-Asaja para estar también representados a nivel regional y nacional sin perder su identidad, ha explicado.

    Ante la nueva Política Agraria Común, ha confesado que le gustaría que algún día esas ayudas desaparecieran. "Eso supondría que el precio del producto en el mercado se pagase al precio que vale producirlo", y ha puesto como ejemplo el caso de Japón, ha apuntado.

    Por último, Rama ha reconocido que uno de los principales problemas del campo extremeño es el relevo generacional, "el agricultor está envejeciendo y cuesta trabajo a veces que llegue savia nueva".