La Guardia Civil de Ávila investiga a un total de 25 personas como supuestas autoras de varios delitos relacionados con la posible venta irregular de semillas certificadas, lo que podría haber supuesto un fraude de “varios millones de euros” a la Hacienda Pública.

Según ha informado el Instituto Armado, a cinco de estas personas, responsables y trabajadoras de una empresa, se las considera supuestas responsables de varios delitos de estafa y falsedad en documento público y mercantil.

Esta implicada una empresa que que acondicionaba o limpiaba el grano

A las otras veinte se las investiga por haber cometido presuntamente varios delitos contra la propiedad industrial, en relación con la “venta irregular de grano para semillas certificadas, así como el reempleo para la siembra de variedades de cereal protegidas”.

Bajo la denominación de “Sembra2”, esta operación arrancó en agosto del año pasado, después de que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tuviera conocimiento de “posibles irregularidades” por parte de varios agricultores y de una empresa dedicada a actividades relacionadas con el cereal en la comarca abulense de La Moraña y su entorno.

Los supuestos autores tenían como forma de operar la venta para siembra de un tipo de grano destinado al consumo animal o humano, “a sabiendas de su ilegalidad”, según ha explicado la Guardia Civil.

“Para obtener este grano, el agricultor compra semilla certificada tipo R-1 o R-2, procede a cosechar el cereal y se lo vende a una empresa que acondiciona o limpia dicho grano, que una vez tratado, se vende como grano para siembra, hecho prohibido por ley”, ha explicado el Instituto Armado.

En este contexto, ha comentado que la empresa “tiene la obligación de dar cuenta” de este proceso a la Gestión de Licencias Vegetales (Geslive), para llevar un control “en el reempleo de la siembra de variedades protegidas y su posterior pago del conocido canon o royalty”.

Ante esta situación, el Seprona inició una investigación con varios operativos de vigilancia en las instalaciones de la empresa, centrados en uno de los almacenes de la localidad de Velayos, pequeña localidad situada a 22 kilómetros al norte de Ávila.

Vendían el cereal como consumo animal cuando en realidad se trataba de venta de grano para siembra

Así, en enero de este año se realizó una inspección en las instalaciones de acondicionamiento de grano para siembra, haciendo especial hincapié en el libro de entradas y salidas, observándose “manipulaciones” en los mismos, así como contrariedades en las declaraciones que fueron tomadas.

Una vez analizada la documentación, los agentes observaron que aparecía la venta de cereal para consumo animal por un precio “muy superior al establecido en el mercado”, detectando que los datos no se ajustaban a la realidad.

Y ello, porque en las facturas o albaranes constaba que el destino de las ventas eran para consumo animal, cuando en realidad se trataba de venta de semillas para siembra, algo “totalmente contrario a la normativa”.

“Además, el pago del correspondiente royalty, no se estaba efectuando al omitir dar cuenta la empresa de acondicionamiento o limpieza a la Agrupación de Obtentores de variedades Vegetales (Geslive)”, ha apuntado la Guardia Civil.

Por todo ello, se procedió a investigar a 25 personas por supuestos delitos de estafa, falsedad en documento público y mercantil, así como contra la propiedad industrial.

La instrucción de la causa está en manos del titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Arévalo (Ávila).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here