3 ª fase de suministro de alimentos de plan 2011 de ayuda alimentaria

0
9

MARM.-El MARM está trabajando para que el Consejo de Ministros de la UE apruebe una norma que asegure la permanencia del Plan a partir del año 2012

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), responsable de la ejecución del Plan de ayuda alimentaria a las personas más necesitadas en España, ha iniciado la 3ª fase de suministro de alimentos, en el marco del Plan 2011 de ayuda alimentaria a las personas más necesitadas de la Unión Europea.

En esta fase se distribuirán 38 millones de kilos de alimentos de los que se beneficiarán unas 8.000 entidades benéficas, que a su vez los distribuirán a más de 1.800.000 beneficiarios.

El plan se inicia cada año con la aprobación del Reglamento comunitario por el que se asignan los recursos disponibles, provenientes de la intervención pública, a los Estados Miembros que han decidido participar, contando España para este Plan 2011 con 305.207 toneladas de cereal y 23.507 toneladas de leche desnatada en polvo, que han sido a su vez adjudicadas, mediante los correspondientes concursos públicos, a una serie de empresas alimentarias de reconocido prestigio que como contraprestación por dichos productos de intervención, han suministrado alimentos derivados de los anteriores tales como arroz blanco, cereales infantiles, tomate frito, galletas, harina, pasta alimenticia, cacao soluble, crema de verduras deshidratada, caldo de carne, leche UHT, queso fundido, leche de continuación en polvo, natillas y bebida pasteurizada de frutas y leche.

Los citados alimentos se distribuyen en cuatro fases a lo largo del Plan. En esta 3ª fase, que ahora se inicia, los 38 millones de kilos de alimentos previstos serán suministrados por las empresas adjudicatarias en los almacenes de las organizaciones que han resultado designadas para realizar la distribución de los alimentos y que son la Federación Española de Bancos de Alimentos y la Cruz Roja Española. Desde dichos almacenes, repartidos por toda la geografía nacional, los alimentos se entregan a las entidades benéficas sin ánimo de lucro que los distribuyen a los beneficiarios finales de los mismos.

La reciente publicación de una sentencia por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la que se establece que este Plan, según el articulado actual del mismo, debe basarse en las existencias públicas de la intervención y únicamente en casos muy excepcionales puede hacer uso de presupuesto comunitario para realizar compras de alimentos en el mercado que compensen niveles bajos de almacenamiento público, ha llevado a que la Comisión, en una interpretación muy estricta de dicha sentencia, proponga que para el Plan 2012 no se realice ninguna compra suplementaria a pesar de que eso supone que el Plan se reduzca a menos de una cuarta parte del Plan de 2011. Concretamente la reducción del presupuesto asignado a España sería de 74 (Plan 2011) a 18 (Plan 2012) millones de €.

Para poder resolver la problemática planteada España, junto a otras 14 delegaciones de diversos Estados Miembros, solicitó a la Comisión que presentase una propuesta de modificación del Reglamento de la OCM Única que permita que se pueda mantener, de manera eficaz y sostenida en el tiempo, el Programa de ayuda alimentaria a las personas más necesitadas de la Unión, de tal manera que el mismo no dependa del volumen de existencias presentes en la intervención pública, ya que esta dependencia supone una variabilidad anual no asumible por un Plan que pretende asegurar, todos los años por igual, la alimentación básica de las personas con menos recursos de la Unión.

En el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea celebrado esta semana se ha vuelto a abordar el tema y la Comisión con el apoyo de la Presidencia y de otros 20 Estados Miembros ha sometido a discusión una nueva propuesta de Reglamento que permitiría resolver los problemas citados. Sin embargo la propuesta todavía no ha sido aprobada por la reticencia mostrada por una minoría de países que no consideran que la base legal que se propone sea correcta. En los próximos meses se seguirá discutiendo este tema existiendo un firme compromiso, por parte del MARM, de tratar de lograr una solución definitiva que asegure la ejecución del Plan el los próximos años.