Cerca de 30.000 agricultores de la provincia de Jaén no han cobrado nda de su ayuda de la PAC por un error en los controles gráficos de las parcelas que hace la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía previas a los pagos. Las ayudas europeas empezaron a pagarse a mediados de octubre, concretamente el 70% del total de la subvención tal y como está establecido. Sin embargo, 30.000 expedientes de Jaén se han quedado sin cobrar o han recibido un porcentaje de pago infinitamente menor al correspondiente. Son los expedientes que cuentan con algunos tipos de aparcería y que se han visto afectados por solapamientos gráficos de sus parcelas, lo que ha propiciado que se haya duplicado erróneamente las tierras en aparcería, según denuncia ASAJA Jaén.

Concretamente son las aparcerías en las cuales se han declarado dos regímenes de tenencia distintos, por ejemplo aparcería y propiedad. “Todo por el simple hecho de que un recinto sea compartido por más de un declarante, pese a que en todos los casos nunca se llega a producir duplicidad alguna al no sobrepasar en ningún momento la superficie total oficialmente reconocida por esa misma Administración”, explica Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de ASAJA Jaén.

ASAJA reconoce que  estos errores en los controles gráficos son una novedosa incidencia, pese a que la normativa no ha cambiado

Una vez conocido el problema de los los controles gráficos hace un par de semanas, la organización ha pedido en varias ocasiones a la Administración que se solvente la situación, máxime teniendo en cuenta la necesidad de los pagos por parte de los agricultores para poder hacer frente a los gastos que conlleva la recogida de aceituna. Sin embargo, aún no se ha obtenido respuesta alguna.

La organización exige que estos pagos que no se han hecho lleguen en el mes de diciembre, correspondiendo con la segunda parte del cobro de la PAC pendiente, el 30% en los expedientes que no han tenido ningún tipo de incidencia y cerca del 100% en los expedientes afectados por este error. De otro modo, los pagos atrasados se harían ya en 2018, con los consiguientes problemas fiscales que tendrían para el agricultor al recibir dos ayudas en un mismo ejercicio fiscal.

“Se trata de una novedosa incidencia que hemos tenido este año, pese a que la normativa comunitaria, nacional y autonómica no ha cambiado desde la entrada en vigor del nuevo régimen de Pago Básico”, indica Valero. Recuerda que, precisamente por la cantidad de errores que cada año da el programa informático de la Junta, en 2018 se comenzará a usar el programa de gestión ofrecido por el Ministerio y que muchas Comunidades Autónomas utilizan ya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here