330 muestras constatan que el nematodo del pino no ha entrado en Valencia

0
12

   La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha realizado, en colaboración con el Seprona, un total de 78 controles de carretera para evitar la entrada del nematodo del pino en la Comunitat Valenciana. Fruto de estos controles se han resuelto un total de 11 expedientes con irregularidades que han supuesto la destrucción de 26 palets y 19 piezas de madera de estiba, lo que supone un importante descenso de las irregularidades detectadas respeto al año 2011.

   El siguiente bloque de medidas que se han adoptado es el incremento de las prospecciones en las zonas de riesgo, es decir, aserraderos, industrias de la madera y Puntos de Inspección de Fronteras (PIFs). La Conselleria ha de controlar las entidades en las que el manejo o trasiego de madera de especies susceptibles forma parte de su actividad, así como las masas de pinar cercanas.

   Hasta esta campaña se venía prospectando una muestra representativa de estas industrias y la totalidad de los Puntos de Inspección de Fronteras, pero debido al agravamiento de la situación en Portugal durante 2008, en las medidas acordadas por el Comité Fitosanitario Nacional se establece la necesidad de prospectarlas todas, al menos una vez al año.

   Durante 2012, se han realizado inspecciones en 183 empresas. En estas inspecciones se han recogido un total de 191 muestras de virutas para su análisis y no se ha detectado en ninguno de ellos la presencia de nematodo.

   Respecto a las prospecciones de las masas forestales de la Comunitat, abarca asimismo tres tipos de actuaciones, la primera de ellas es el muestreo sistemático mediante redes de la totalidad de las especies susceptibles, especialmente pinos. La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ha realizado la inspección visual de 114 puntos de muestreo en la que no se han detectado síntomas de la enfermedad.

   Además, se ha llevado a cabo la inspección visual del entorno de 49 puntos, fuera de las masas forestales, situados en áreas urbanas o agrícolas en los que se han prospectado ejemplares de pinos aislados y en ellos tampoco se han encontrado síntomas de la enfermedad.

   Para completar estas prospecciones se ha efectuado una segunda inspección centrada en pinos más debilitados y una tercera que ha abarcado las zonas afectadas por incendios ya que es donde se concentran las mayores poblaciones de los insectos que propagan la enfermedad.

   Los análisis son realizados por el laboratorio de micología y nematología de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, no habiéndose detectado la presencia del nematodo en ninguna de las 330 muestras procesadas durante el pasado año.