Tras la dura polémica mantenida entre la Junta andaluza y Asaja Cádiz por el papel de las ayudas a los proyectos de modernización (o fondos ITI), el consejero del ramo, Rodrigo Sánchez Haro ha querido escenificar la apuesta por esta provincia acudiendo a la entrega, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) las resoluciones definitivas a los beneficiarios de esta línea de ayudas para transformación, comercialización y desarrollo de productos, que se trata de un “incentivo fundamental para que las empresas puedan llevar a cabo actuaciones de mejora en sus instalaciones y equipamiento”.

Un respaldo que se suma al que recibe esta provincia a través de la línea genérica de estas ayudas, con once beneficiarios (nueve pymes y dos grandes empresas) y una ayuda de más de 4,27 millones de euros (unos 3,5 para pymes y más de 770.000 para grandes empresas).

En total, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha destinado más de 9,1 millones de euros para respaldar 31 proyectos de modernización de industrias agroalimentarias en la provincia de Cádiz. Estas ayudas, que se han concedido a través de la Inversión Territorial Integrada (ITI), movilizarán unas inversiones totales de 22,73 millones de euros en la provincia, con la correspondiente generación de empleo y riqueza.

En el caso de los incentivos correspondientes a la ITI, el consejero ha informado de que el sector vitivinícola engloba el grueso de las ayudas, con 20 empresas beneficiarias; seguido por el hortofrutícola (cinco), el cerealista (dos) y un beneficiario en los sectores cárnico, lácteo, de productos preparados y de piensos.

Las subvenciones, que en la mayor parte de los casos cubre la mitad del coste de los proyectos, se dirigen a facilitar el aumento de la competitividad y el valor añadido de acuerdo con las tendencias del mercado. La mayoría de los proyectos de modernización respaldados consisten en actuaciones de ampliación y mejora de instalaciones, renovación de equipos de procesos, de congelación y refrigeración.

Durante el acto de entrega, Sánchez Haro ha subrayado que “la mejora de la transformación y comercialización de productos agrícolas es una de nuestras prioridades de actuación, incluida en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020 con el fin de lograr un tejido agroindustrial más competitivo y sostenible”. Los incentivos, cofinanciados por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (75%) y las administraciones autonómica y central (17,5% y 7,5%, respectivamente), incluyen entre los gastos subvencionables los relativos a la construcción o mejora de bienes inmuebles de carácter productivo y a la adquisición e instalación de nueva maquinaria y equipos, con un límite de un millón de euros por cada proyecto de inversión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here