Acaba una campaña arrocera “buena o muy buena” pese al temor por la sequía

0
20

   Con el "malatión" ya prohibido y con la inminente eliminación del mercado del "propanil" -autorizado sólo de manera temporal en este ejercicio-, los agricultores se quedan sin alternativas para controlar malas hierbas y ataques de plagas, han advertido.

    El Ministerio augura que en las 113.500 hectáreas sembradas en la actual campaña (-7,1 %), se producirán unas 846.200 toneladas, sólo un 8 por ciento menos que en la anterior, con datos provisionales.

    La responsable sectorial de COAG, María Carmelo García, resalta que "ha sido una campaña buena en general" en Levante y Cataluña y "muy buena" en Andalucía y Extremadura, mientras en Aragón destacaron las bajas siembras por la falta de garantías de agua.

    Este año se han logrado rendimientos similares o algo superiores al ejercicio anterior -agrega- y no se han sufrido ataques importantes de plagas como la "pedicularia", mientras que, en el lado menos positivo, apunta a la caída de los precios.

    Ha detallado que, en la variedad japónica se han pasado de los 290-300 euros/t de la campaña anterior a 280 euros, aunque en el caso del arroz tipo "índica", el precio se redujo a 260 euros.

    Explica que este año hay altos stocks en Egipto, país "que se supone" que iba a abrir sus almacenes a la exportación, después de algún tiempo cerrados por la inestabilidad en el norte de África, aunque opina que en el descenso de los precios en España pesa especialmente "el monopolio" de Arrocería Herba (Grupo Ebro).

    La multinacional compra a agricultores y cooperativas en Europa más de 500.000 toneladas al año, que añade a las adquisiciones de América, Tailandia, India o Pakistán, entre otros destinos.

    El responsable del arroz de UPA, el extremeño Miguel Leal, ha informado de que esta región ha sembrado unas 29.200 hectáreas, con un rendimiento aproximado de 7.000 kilos/ha de media.

    "Quedarán alguna parcelas por recoger, pero la campaña a nivel global se ha dado por cerrada", con retraso por las lluvias.

    Salvo algún problema puntual -pedriscos y ataques de la "pudenta" (mosquito que ataca la calidad del grano), Extremadura logra "una campaña algo superior" al año anterior en producción, apostilla.

    En cuanto a la evolución del mercado, ha remarcado que está "paralizado" y actualmente el grano, tras su secado, se almacena en las cooperativas a la espera de que se animen compras en el 2013.

    "La campaña es extraordinariamente buena" este año en Andalucía y se suman ya tres ejercicios de altas producciones, con rendimientos que llegan ya hasta los 11.000 kilos por hectárea en algunas fincas, ha resaltado a Efeagro, por su parte, el director-gerente de la Federación de Arroceros de Sevilla, Manuel Cano.

    Sobre el 20 de octubre se daba por concluida la campaña en los arrozales de las Marismas del Guadalquivir, a falta de unas 200 hectáreas donde los trabajos quedaron postergados por las lluvias.

    Apunta pocos movimientos y precios que se sitúan -para el arroz cáscara en seco- en 155 euros/t para la variedad índica (largo) y 275-283 euros/t en el caso de el tipo japónica (redondo).

    Cano se ha mostrado además optimista por el futuro del proyecto de construcción de una gran infraestructura de 100 millones de euros, que evitará la alta salinidad del Guadalquivir y ahorrará 150 millones de metros cúbicos, volumen que permitiría llenar todas las piscinas españolas durante varios años, recuerda la Federación.

    Los arroceros confían en obtener la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, en un 80 % del coste global.

    A nivel internacional, la producción mundial para 2012-13 llegará a 465 millones de toneladas, lo que marcará un nuevo récord, mientras que el consumo alcanzará también un máximo histórico de 466 millones, según el Consejo Internacional de Cereales (CIC).

    Prevé que las existencias mundiales al cierre de 2012-13 se mantengan en una cifra "cómoda" de 102 millones de toneladas.

    Por su parte, el comercio mundial podría disminuir en un 2 % en 2013, ante el descenso previsto de los envíos al Lejano Oriente asiático y al África subsahariana.