El aceite de oliva suma con cada estudio nuevas propiedades contra el cáncer

1
344

Nuevas evidencias llegan sobre propiedades saludables del “oro líquido”. En esta ocasión, investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en colaboración con el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), han descubierto que utilizar una emulsión de aceite de oliva para administrar la micobacteria M. brumae mejora el tratamiento del cáncer de vejiga.

El método, experimentado en ratones, ha sido publicado en la revista ‘Scientific Reports’, del grupo Nature. La investigación ha sido dirigida por la profesora del Departamento de Genética y Microbiología de la UAB Esther Julián, que ya el año pasado anunció el descubrimiento de que las células de Mycobacterium brumae ofrecen una alternativa que mejora los tratamientos actuales para el cáncer de vejiga, como el BCG (inmunoterapia basada en el Mycobacterium bovis), que puede causar infecciones.

Los últimos resultados subrayan el potencial del aceite de oliva como un vehículo muy prometedor para el tratamiento de cáncer de vejiga con micobacterias

Desde entonces, Julián y su equipo han buscado la manera de mejorar la actividad inmunoterapéutica de M. brumae mediante el diseño de emulsiones que puedan incrementar la homogeneidad y la estabilidad de las soluciones de la micobacteria y, por tanto, su eficacia cuando se introducen en el cuerpo.

ACEITE DE OLIVA SALUDLos investigadores han encontrado la manera de reducir los grumos que se producen de manera natural cuando las células de micobacterias, con un alto contenido de lípidos en sus paredes, se introducen dentro de las soluciones acuosas que se utilizan generalmente para la instilación intravesicular -la aplicación directa del medicamento mediante gotero- en los pacientes de cáncer de vejiga.

Esta formación de grumos puede interferir en la interacción entre las células micobacterianas y las células del organismo, y disminuir los efectos antitumorales.

Según ha explicado Julián, de entre todas las posibilidades analizadas, una emulsión basada en aceite de oliva ha sido la solución que ha inducido una respuesta inmune mejor tanto en los experimentos in vitro como in vivo, con ratones modelo de la enfermedad.

El aceite de oliva preserva la viabilidad de la micobacteria, evita la formación de grumos y proporciona así unas condiciones favorables para que llegue a la vejiga.

Según Esther Julián, “estos resultados subrayan el potencial de la emulsión basada en aceite de oliva como un vehículo muy prometedor para la administración del tratamiento de cáncer de vejiga con micobacterias”.

El trabajo lo han llevado a cabo investigadores del Departamento de Genética y Microbiología de la Facultad de Biociencias, del Departamento de Medicina y Cirugía Animal en la Facultad de Veterinaria, y del Servicio de Microbiología de la UAB, junto con el grupo de Infecciones Bacterianas y Terapias antimicrobianas del IBEC.

1 Comentario

  1. Sin duda es así. Conviene precisar que el tipo de aceite de oliva realmente saludable es el “virgen extra” ya que es el zumo natural de aceitunas en perfecto estado, obtenido sólo por procedimientos de presión o centrifugación, excluyendo todo tratamiento químico así como una temperatura elevada. Además, el aceite de oliva virgen extra sólo llega en perfecto estado a manos del consumidor -con todas sus propiedades nutricionales y saludables intactas- si el envase que lo contiene lo protege de sus dos grandes enemigos. la luz y el aire. Es decir, sólo un envase 100% opaco y que impida la presencia el oxígeno en su interior es adecuado para proteger este oro líquido que es el aceite de oliva virgen extra. Los envases translúcidos ofrecen calidad visual pero el aceite se enrancia en su interior y por eso deben evitarse para informar verazmente al consumidor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here