Acuerdo de sindicatos y patronal sobre el convenio colectivo en las industrias lácteas

0
428

   El secretario de comunicación y empleo de la Federación Agroalimentaria de CCOO, José Fuentes, ha detallado a Efeagro que la firma del nuevo convenio colectivo tendrá lugar el próximo 4 de febrero de 2013.

   Desde el sindicato valoran que se haya conseguido mantener que, una vez vencido el convenio, éste seguirá aplicándose hasta que haya uno nuevo que lo sustituya, pese a la posición inicial de la patronal que quería introducir la limitación de la ultraactividad del convenio establecida en la reforma laboral.

   En lo que respecta a la distribución de la jornada se establece una distribución irregular de la jornada de 90 horas anuales, limitándola a que, salvo pacto en contrario, solo se podrá, previo aviso con 72 horas, reducir la jornada diaria hasta una hora y ampliarla hasta un máximo de dos horas.

   Respecto a los permisos retribuidos que existían en el convenio -dos días de asuntos propios- se ha acordado que se incorpore en el artículo de jornada anual, es decir, que los dos días de asuntos propios se consideraran como tiempo efectivo de trabajo y, por tanto, no recuperables.

   Los incrementos salariales acordados sitúan para 2012 una revisión salarial que se realizará el 4 de febrero conforme al IPC real y con el pago de atrasos al 1 de enero.

   Finalmente, se suspende la disposición adicional primera en lo referido al compromiso de un salario base mensual de mil euros, retrasándose su aplicación al 1 de enero del último año de vigencia del nuevo convenio.

   Para 2013, 2014, 2015 y 2016 las categorías profesionales que, en el momento de elaborar las tablas salariales de cada año, tengan un salario inferior a los 15.000 euros de base anual se les aplicará el IPC real de cada año, aplicando un aumento provisional de cada año del 1 % y garantizando como mínimo una subida anual, en todos los conceptos, del 2 %.

   CCOO ha sido consciente de las dificultades de la negociación, dada la coyuntura actual, en la que estaba en riesgo la continuidad del convenio estatal.

   Por ello ha apostado por "mantener vivo para el futuro el instrumento de negociación ante la creciente proliferación de convenios y acuerdos de empresa para dejar de aplicar los compromisos salariales".

   En este sentido, valora este acuerdo porque "logra reconducir el conflicto y garantizar el futuro del convenio sectorial estatal, a la vez que siguen preservando los contenidos y mejoras del mismo".