Recientemente, la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid ha cedido al Zoo Aquarium de Madrid cuatro cernícalos primillas irrecuperables para la vida en libertad que procedían del Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) que el Gobierno regional tiene en Tres Cantos (Madrid). Esta acción supone, según el Grupo de Rehabilitación de la fauna Autóctona y su Hábitat, “marginar la labor realizada por GREFA a favor del cernícalo primilla desde hace más de diez años”.

En todo ese tiempo esta asociación ha desarrollado un ambicioso proyecto de cría en cautividad y reintroducción en su hábitat de este pequeño halcón migrador, muy vinculado a los pueblos y ciudades españolas. Buena parte de este trabajo se ha enfocado hacia la recuperación de la población madrileña de cernícalo primilla, hasta el punto de que el 30% de sus efectivos vive en colonias creadas por GREFA a partir de la reintroducción de pollos criados en cautividad por esta ONG. Por ello, consideran que “resulta inexplicable que en una supuesta acción en favor de esta rapaz no se haya contado con la experiencia de GREFA y se haya despreciado olímpicamente la contribución de nuestra asociación para evitar que la especie se extinga en la región”.

En la Comunidad de Madrid se ha pasado de una población de más de trescientas parejas en 2010 a poco más de doscientas en 2016

En 2016 la población madrileña de cernícalo primilla se ha beneficiado de la reintroducción de buena parte de los aproximadamente trescientos pollos de esta especie que GREFA cría anualmente en sus instalaciones especializadas de Majadahonda (Madrid). “Que no se nos haya dado la más mínima oportunidad de acoger a los cuatro cernícalos primilla finalmente cedidos al Zoo Aquarium de Madrid es indicativo de que a la Comunidad de Madrid lo que más le preocupa es el efecto mediático de sus acciones”, lamenta Fernando Garcés, secretario general de GREFA.

“Este caso no pasaría de ser un episodio más del folclore propio al que nos tiene acostumbrados la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio cuando trata con fauna amenazada, si no fuera porque en los últimos tiempos son cada vez más los expertos alarmados por los fuertes declives que está sufriendo el cernícalo primilla en diversas comunidades autónomas españolas”, explica Garcés.

En la propia Comunidad de Madrid se ha pasado de una población de cernícalo primilla de más de trescientas parejas en 2010 a poco más de doscientas parejas en 2016, lo que representa un descenso de nada menos que el 25%. Mientras tanto, el Gobierno regional sigue sin querer aprobar el Plan de Recuperación del cernícalo primilla, a pesar de ser una obligación legal por estar catalogada la especie como “En peligro de extinción” en la Comunidad de Madrid.

Prestigioso premio a GREFA

El año pasado casi medio millar de parejas formadas por cernícalos primillas criados y reintroducidos por GREFA se han reproducido en libertad en comunidades autónomas como Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía y Extremadura. La labor de nuestra asociación con esta y otras especies amenazadas ha sido reconocida con la concesión en 2016 del Premio de la Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad, uno de los galardones de carácter medioambiental más prestigiosos que existen.

Desde su creación en 1981, esta ONG ha atendido a más de 60.000 animales en su Hospital de Fauna Salvaje, radicado en Majadahonda (Madrid) y considerado el más grande y de más actividad de Europa en su especialidad.

En todo ese tiempo, GREFA se ha consolidado también como referencia internacional gracias a sus proyectos destinados a la generación de biodiversidad, con especial atención a la fauna autóctona con más problemas de conservación, a través de un extenso catálogo de acciones, como cría en cautividad, reintroducción o reforzamiento de poblaciones silvestres, seguimiento vía satélite y vigilancia de nidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here