Advierten de que la desaparición de las cuotas lácteas acabará con los ganaderos

0
10

   Consideró por ello que el Gobierno de Cantabria debe mantener "una actitud absolutamente firme" y dotarse de "herramientas eficaces de gestión de mercado", dado que existen estudios que constatan que un aumento de producción de apenas el 1 por ciento puede llegar a provocar una reducción de los precios del 10 por ciento.

    "Si a ello le sumamos los problemas que ya están sufriendo los productores cántabros, con un déficit constante entre el coste de producción, en torno a los 0,36 euros, y el precio de venta, que no supera los 0,29, está claro que nos enfrentamos a una situación dramática", destacó el diputado regionalista.

    Por ello reivindicó no sólo la inversión de los 29 millones "prometidos" por Diego, sino también la previsión de fondos para indemnizar adecuadamente a los ganaderos que han comprado cantidades de referencia y el establecimiento de instrumentos financieros que permitan la reconversión y diversificación de la actividad productora de leche.

    También abogó por medidas para mantener "un tejido rural vivo"; la elaboración de normas que aseguren el funcionamiento del mercado de leche de forma transparente, con dispositivos que eviten posicionamientos dominantes de la gran distribución; la promoción de las organizaciones de productores lácteos, con la creación de un grupo cántabro que permita tener más peso en el mercado y más fuerza a la hora de fijar precios y negociar precios, y ayudas asociadas a la producción.

    Asimismo, el PRC quiere fomentar una alianza del norte frente al latifundismo, crear la figura del mediador de contratos lácteos para negociar los precios y acabar con la "indefensión" de los ganaderos, hacer efectivo el principio de preferencia, apoyar la elaboración de las producciones en la propia explotación y la venta directa por el productor y los circuitos cortos de comercialización, dado que el 70 por ciento de lo que paga el consumidor se queda en el intermediario.

    Finalmente, reclama "una política fuerte" para que los productores "no queden en manos de las empresas", el fomento de las producciones de calidad y la potenciación del papel de las mujeres y los jóvenes en el mundo rural.