Advierten que la agricultura perderá peso en las ayudas de la UE y sólo se mantendrá el greening

0
22

       Según ha recordado García Azcárate, por temas de calendario, desde el momento que se gestiona una posible reforma hasta que entra en vigor pueden pasar entre cuatro o cinco años. Por tanto, ha destacado que "es importante ir adelantando" los trabajos, teniendo en cuenta varios factores.

     "Primero, hay que comprender el mensaje esencial: que el futuro (del sector) está en la agronomía, en la economía y en los mercados" y, segundo, "que el futuro pasa por la cadena alimentaria, el reequilibrio y la organización".

Hay tiempo para preparse y no encontrarse sorpresas después


      "Si aprovechamos el tiempo que tenemos para hacer propuestas concretas que permitan caminar hacia esos objetivos, estamos a tiempo de construir un mensaje que se incluya en la próxima reforma", argumenta Azcárate.

      Para García-Azcárate, el "reverdecimiento" de la PAC  que ha proyectado la UE va en serio y en un escenario próximo, dentro de cinco, siete o diez años, los agricultores que no respeten el medio ambiente y los condicionantes sociales o de empleo, o el bienestar animal en el caso de la ganadería podrían quedarse sin ayudas.

       Y el peligro, advierte, es que si los agricultores y ganaderos son "testarudos" y no se preparan para afrontar estos retos que se ha marcado la UE, se corre el riesgo de que "no tengan ayudas ni unos ni otros", en referencia a una posible pérdida de peso de la agricultura en la UE.