Las últimas polémicas sobre el cerdo ibérico y la pureza racial de los animales que está afectando directamente a la imagen de fraude en el jamón, tanto a nivel internacional como nacional, esté teniendo en el ojo del hurcán a la Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico, Aeceriber, tanto por el sistema de certificación a ojo de los animales como por el cambio de actitud de algunos de sus responsables, culpando al Gobierno de las posibles irregularidades en el sector. Por eso, ha decidido salir a la palestra con un comunicado en el que detalla cuál es su labor, la transparencia de sus cuentas y dejar claro que su labor es “el control de los reproductores ibéricos puros”, desmarcándose de la polémica sobre el jamón, al indicar que “la competencia de los productos ibéricos puros y cruzados con Duroc corresponde a la Norma de Calidad del ibérico, a las Administraciones Públicas y a ASICI”.

En su nota, Aeceriber recuerda que es una entidad sin ánimo de lucro, integrada por 1.500 ganaderos, creada en 1985 para la defensa, conservación y selección de la raza porcina ibérica y que por delegación del Ministerio de Agricultura tiene encomendada la llevanza del Libro Genealógico de la raza.

“Esta misión se ha venido desarrollando de forma escrupulosa hasta nuestros días cumpliendo toda la normativa y reglamentación nacional y europea, lo que ha contribuido decisivamente en la conservación y difusión de esta emblemática raza tan importante como tradicional, evitando su desaparición”, añade la Asociación.

En este sentido, aclara que “el consumidor puede estar tranquilo sobre la pureza racial de los reproductores ibéricos en España. Los técnicos competentes realizan su control morfológico así como un análisis genético a todos los machos reproductores y a una muestra representativa de las hembras. La realización, control y seguimiento de dicha actividad, la tiene encomendada Aeceriber ininterrumpidamente desde 1987 a la actualidad”.

Transparencia en las cuentas, orgullo en la preservación de la raza ibérica y desmarque de los productos ibéricos

Respecto a la parte económica de su gestión, incide en que como en el resto de razas ganaderas puras españolas, el coste de la selección genética del ibérico puro y de los controles que se realizan en reproductores presentes y futuros, “es en parte subvencionado por las Administraciones Públicas. Por ello, Aeceriber tiene auditadas todas sus cuentas y están depositadas ante los correspondientes registros públicos”.

Sin citarlo, pero en clara referencia a las acusaciones de fraude en el jamón ibérico, el comunicado deja claro que “los consumidores deben saber que la competencia de los productos ibéricos puros y cruzados con Duroc corresponde: a la Norma de Calidad del ibérico, a las Administraciones Públicas y a ASICI (Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico). Aeceriber en este ámbito, realiza exclusivamente el control de los reproductores ibéricos puros”.

Asimismo, defiende su papel, al destacar que “la principal contribución de Aeceriber a la vigente Norma de Calidad fue conseguir que frente a una realidad de mercado de cerdos mayoritariamente cruzados y ante una minoría de cerdos ibéricos puros, se etiquetaran los productos de un modo veraz, indisimulable y claro para que el consumidor pudiera realizar su elección”.

Por último, la Asociación se siente “orgullosa de su misión tanto en la llevanza del Libro Genealógico, como en su contribución a la preservación de la raza ibérica”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here