Aenor reconoce la calidad y el respeto del Medio Ambiente en Castilla la Mancha

0
6

JUNTA DE CASTILLA LA MANCHA.-Por ello, Julián Sánchez Pingarrón ha destacado el esfuerzo y la dedicación en aspectos relacionados con la prevención, la revisión periódica de cada una de las actuaciones desarrolladas y, por supuesto, la mejora continua y el seguimiento exhaustivo de la gestión de calidad de los servicios y del comportamiento ambiental de la Agencia de la Energía.

El consejero de Ordenación del Territorio, Julián Sánchez Pingarrón, ha recibido hoy de manos del delegado de AENOR en Castilla-La Mancha, Antonio Contreras, dos certificaciones que acreditan la calidad y la óptima gestión medioambiental en las actuaciones y proyectos realizados por el Gobierno regional, a través de la Agencia de la Energía de Castilla-La Mancha, en el desarrollo de iniciativas basadas en la sostenibilidad y el ahorro y la eficiencia energética.

En concreto, el consejero ha recibido la certificación de calidad UNE 9001:2008 y su correspondiente europea IQNET ISO; y la certificación a la gestión medioambiental UNE 14001:2004 y su correspondiente europea IQNET ISO.

“Este reconocimiento por parte de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) pone una vez más a Castilla-La Mancha y a los profesionales de la Administración regional como ejemplo a seguir en cuanto a calidad, transparencia y respeto al medio ambiente en todos y cada uno de sus proyectos y actuaciones”, ha señalado.

Por ello, Sánchez Pingarrón ha agradecido al equipo de Agecam “su esfuerzo y dedicación en aspectos relacionados con la prevención, la revisión periódica de cada una de las actuaciones desarrolladas y, por supuesto, la mejora continua y el seguimiento exhaustivo de la gestión de calidad de los servicios y del comportamiento ambiental de la Agencia de la Energía”.

Entre las principales actuaciones reconocidas en estas certificaciones se encuentran las orientadas a reducir el consumo de carburantes, así como de emisiones de CO2 promoviendo entre sus empleados el uso del transporte público, el vehículo compartido o la bicicleta para acudir al centro de trabajo.

Además, se reconoce la reducción del consumo de recursos naturales como el papel, la energía de la oficina o la buena gestión de residuos, envases o toner.

Por otro lado, todas las ofertas que se solicitan desde la Agencia de la Energía han de ir acompañadas de un plan de gestión ambiental de las acciones sujetas al contrato, así como medidas concretas que garanticen la minimización de los impactos ambientales asociados.

Para todo ello, resulta fundamental realizar un control y una evaluación continua de los trabajos contratados para detectar y cuantificar las incidencias en el desarrollo de los trabajos y fomentar la solvencia, eficacia y agilidad en los resultados.