Agricultores aragoneses amenazan con desabastecer el mercado si no hay soluciones

0
3

      Asimismo, ha explicado que el sector más afectado es la fruta de hueso, como la nectarina, el paraguayo y el melocotón, variedades que se "han trabajado mucho" para el mercado ruso, y que ahora la especialización se ha perdido.

     Ha añadido que hacerse con un mercado "cuesta años de trabajo" por lo que ha instado a los políticos a que cuando tomen decisiones "hagan el favor de evaluar el impacto" antes de llevarlas a cabo.

     Por su parte, Vicente López, responsable de frutas y verduras de Uaga, ha remarcado que con este acto han querido mostrar la "indignación" que hay en el sector de la fruta y "sensibilizar" a los políticos, ya que, es un "problema político" y como tal requiere una "solución política".

    "En estos momentos la Unión Europea tiene un fondo de 425 millones de euros para este tipo de problemas y dispone de herramientas como la de la retirada y la de la preferencia comunitaria", ha indicado.

     En opinión de López, quien ha resaltado que no entiende que los políticos estén de vacaciones cuando ellos están trabajando todos los días, se está "utilizando el sector de frutas y hortalizas "como moneda de cambio" para pactar otros aspectos que los agricultores desconocen.

ASAJA reclama ayudas antela caída del 40% del precio de la fruta


     En esta línea se ha manifestado también el presidente de Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) en Aragón, José Manuel Cebollada, quien ha apuntado que "no puede ser que el sector agrario sea otra vez el pagano de todo lo que pasa en la sociedad" y que los agricultores necesitan con urgencia que se paguen los daños causados por el veto ruso.

     Cebollada, quien ha insistido en que se necesita una solución rápida y que los agricultores no pueden esperar más, ha remarcado que la fruta está un 40 por ciento más barata que hace quince días y que los agricultores están trabajando por debajo de costes, una situación que va a llevar a la "desesperación" a todas las explotaciones de fruta.

     Para el presidente de Asaja, la solución pasa por poner dinero para pagar las pérdidas que se han generado en el sector porque buscar nuevos mercados, ha dicho, es "muy difícil con tan poco margen de maniobra".