Agricultores aragoneses piden la reestructuración de 1.295 ha de viñedo

0
9

    Por zonas productoras, las solicitudes se reparten entre Campo de Borja (77 solicitudes y 201 hectáreas); Cariñena (347 solicitudes y 814 hectáreas), Calatayud (63 solicitudes y 105 hectáreas), Somontano (39 solicitudes y 150 hectáreas) y Bajo Aragón (11 solicitudes y 25 hectáreas).

    Según el director general de Producción Agraria del Gobierno de Aragón, Jesús Nogués, el coste medio orientativo de la reconversión de una finca asciende a los 9.000 euros por hectárea, de los que unos 4.500 euros se financian mediante las ayudas.

    A juicio de Nogués, "la cifra global de ayudas asignada a Aragón es suficiente y se ajusta a criterios de demanda y de reparto objetivo en función del potencial productivo en viñedo de cada Comunidad Autónoma".

    A estas ayudas se pueden acoger viticultores que reestructuren y reconviertan sus viñedos destinados a la producción de uva de vinificación, ubicados Aragón, en el marco de un plan colectivo que tenga como objetivos principales adecuar su producción a la demanda del mercado y establecer una mejora sustancial en la estructura y la gestión de su explotación.

Los planes serán colectivos, con un número mínimo de 20 viticultores para constituir uno de estos planes, aunque, con carácter excepcional, el número podrá descender a cinco.

    Estos planes colectivos deberán comprender una superficie mínima de 10 hectáreas y la superficie, una vez reestructurada, tendrá que ser al menos de 0,5 hectáreas.

    El límite máximo de superficie a estructurar por viticultor y año que se establece inicialmente es de 5 hectáreas aunque podrá incrementarse en función de las disponibilidades presupuestarias, con una superficie máxima de 25 años por viticultor y año.

El objetivo del plan es la adaptación de la producción al mercado


    El objetivo de los planes de reestructuración y reconversión del viñedo es la adaptación de la producción al mercado, que en estos momentos se caracteriza por una mayor demanda de vinos de calidad, además de mejorar las estructuras de las explotaciones vitícolas y aumentar la renta de los agricultores.

    No podrán acogerse a este régimen la renovación normal de los viñedos que hayan llegado a su ciclo natural, entendida como la replantación de una misma parcela de tierra con la misma variedad de vid y según el mismo método de cultivo.

    En el caso de que se proceda a la replantación de una misma parcela de tierra con la misma variedad de vid el cambio de método de cultivo para poder ser subvencionable deberá incluir la instalación de una espaldera.

    Tampoco será objeto de ayuda los propietarios de las superficies que se hayan beneficiado de esta ayuda a la reestructuración y reconversión de viñedos en los últimos 10 años, salvo para el cambio de vaso a espaldera o a otro sistema de conducción.

    Con anterioridad a este Plan, el Gobierno de Aragón completó un Plan de Reestructuración del Viñedo, al que destinó 20,5 millones de euros, que abarcó desde el año 2008 a 2013 y al que respondieron 1.233 viticultores, propietarios de 4.243 hectáreas de las cuales 3.391 correspondieron propiamente a reimplantación de viñedo, 795 de transformación de vaso a espaldera, y 57 de cambio de variedad por injerto.