Agricultores de Castilla y León defienden la necesidad de volver a autorizar la quema de rastrojos con el fin de poder combatir y prevenir las plagas y enfermedades, tal y como la Junta de Castilla y León aprobó en 2016 (Orden AYG/887/2016) como medida fitosanitaria.

Desde la Alianza UPA – COAG destacan que “se trata de una medida que tiene carácter excepcional y que no busca otra cosa que compatibilizar las actividades socioeconómicas del mundo rural con la protección más sostenible que se puede ser capaz de ofrecer de forma viable al medio ambiente.”

Esta práctica, que permitió realizar una adecuada gestión de cultivos en 2017 lo suficientemente constatada en los resultados en campo, sin embargo, quedó anulada a principios del presente año por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León dictada tras el recurso presentado por un grupo ecologista.

Prevén mayores enfermedades en esta campaña de cereales

Cabe recordar que el uso del fuego se autorizó únicamente en determinadas comarcas y para parcelas lo suficientemente distantes de masas forestales y zonas red natura, así como tomando toda una amplia serie de precauciones en la quema de rastrojos.

La Alianza destaca que paradójicamente, el grupo ecologista que recurrió la medida argumentando que carecía de “justificación ambiental y fitosanitaria” y de “estudios e informes que la avalaran”  no aportó alternativa alguna de lucha contra las plagas y enfermedades de los cultivos, ni tampoco aportó estudios que avalaran que el uso del fuego como medida de gestión fuese más perjudicial que los actuales medios de lucha química a los que el uso del fuego pretende sustituir.

En este sentido, desde la organización agraria recuerdan que el fuego ha sido tradicionalmente empleado como medida fitosanitaria y dentro del correcto uso ha permitido la actual biodiversidad que aún pervive, mucho mayor que la del resto de países de nuestro entorno.  El 40% de la biodiversidad europea tiene representación en España, y el 60% de la biodiversidad española se puede encontrar en Castilla y León.

Igualmente,  explica que la actual campaña de cultivos herbáceos (cereales, proteaginosas, etc.) se está caracterizando por una climatología con unos registros de temperaturas y humedad, esta última motivada por las frecuentes precipitaciones, que van a ocasionar una insoportable presión de plagas y enfermedades, tanto desde el punto de vista económico como de la pura gestión técnica al dificultarse notablemente la realización de labores (exceso de paja y malas hierbas que dificultarán y mermarán la calidad de la cosecha y labores posteriores, etc.).

es “incoherente que se prohibiera el uso del fuego como herramienta de gestión para la producción de alimentos y no como uso lúdico y festivo”

Por ello, la Alianza UPA-COAG solicita a la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León que retome las medidas que sean necesarias para que de nuevo se permita la quema de rastrojos como medida fitosanitaria en la comunidad autónoma.

“Resultaría incomprensible que los agricultores tuvieran que recurrir al empleo de químicos, por un lado, por resultar una medida medioambientalmente menos sostenible que las quemas controladas, y por otro lado, por no resultar rentable en buena parte de las comarcas agrarias de nuestra comunidad”, señalan.

Asimismo, desde la Alianza consideran “moralmente incoherente que se prohibiera el uso del fuego cuando se utiliza como herramienta de gestión para la producción de alimentos, en tanto se permite e incluso fomenta su uso lúdico y festivo por todo el territorio nacional, precisamente durante la época de mayor riesgo de incendios, la estival, y sin que nos conste que grupo ecologista alguno se posicione en contra.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here