Agricultura inicia la campaña para el control de la langosta mediterránea

0
1

EFE.- Este insecto, endémico en pastizales de ciertas comarcas extremeñas, puede ocasionar daños no sólo en las parcelas en las que aviva, sino que por el fenómeno conocido como gregarización, pueden alcanzar cultivos situados a decenas de kilómetros, según detalla el Ejecutivo autonómico en un comunicado.

Para evitar estos fenómenos, el Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería realiza una campaña de control integrado, consistente en el seguimiento de las poblaciones de langosta mediterránea (Dociostaurus maroccanus) y de otros ortópteros asociados.

Así, se localizan los rodales de puesta y se determinan los focos que por su densidad, extensión o localización, se consideren que no van a poder ser controlados de manera natural por sus predadores habituales, principalmente aves insectívoras.

En las próximas semanas se continuarán los tratamientos terrestres en las comarcas de la Serena, Llanos de Cáceres y Trujillo, Llanos de Brozas y en algunos municipios situados al sur de la provincia de Badajoz.

También en materia agrícola, el Gobierno extremeño ha informado de que técnicos de la Consejería de Agricultura están ofreciendo en Buenos Aires asesoramiento sobre la polilla del racimo de la vid, demandado por el Gobierno argentino.

Según recoge en un comunicado, el Ejecutivo de Argentina solicitó asesoramiento científico-técnico a la Consejería de Agricultura dentro del Programa Nacional de Prevención y Erradicación de Lobesia botrana, ante la actual crisis vitivinícola provocada en Sudamérica por la polilla europea del racimo de la vid.

En atención a esta solicitud, técnicos del Servicio de Sanidad Vegetal viajaron a principios de abril a Buenos Aires para impartir una Asistencia Técnica Internacional (ATI), como una continuación del asesoramiento iniciado en febrero de 2010 dentro del programa PAFIS cofinanciado por la Comisión Europea (Europe Aid) y la República Argentina.

Esta jornada de asesoramiento se desarrolló en las dependencias del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria Central de Buenos Aires (SENASA) y en su implantación regional de Córdoba, con la colaboración de la Universidad Nacional de Córdoba y de varias explotaciones vitivinícolas de la provincia.

La asistencia técnica consistió en una ponencia teórico-práctica a técnicos y vitivinicultores procedentes de varias provincias del país, incluyendo Mendoza, San Juan y La Rioja; y visitas técnicas a viñedos y bodegas de la provincia de Córdoba.

Asimismo, se realizaron mesas de trabajo con los funcionarios responsables del SENASA para perfilar los aspectos fitosanitarios y cuarentenarios más relevantes del Programa Nacional de Prevención y Erradicación de la polilla.