Agricultura quema de forma controlada unas 90 ha. de carrizo en el Delta Ebro

0
7

     Los trabajos los ejecutará personal del Grupo Especial de Prevención de Incendios Forestales (GEPIF) y del Cuerpo de Agentes Rurales con la dirección y coordinación del Servicio de Prevención de Incendios Forestales y los técnicos del Parque Natural.

    En esta época del año la vegetación reúne las condiciones óptimas para realizar esta operación y no afecta al periodo reproductivo de las aves.

    El objetivo de esta planificación es evitar la quema de superficies excesivas sobre una zona en un mismo año y, para que el impacto sea el mínimo posible, se queman las zonas designadas de forma fraccionada en cuatro o cinco años.

Una forma de evitar que desplace a otras especies vegetales


    El carrizo, un ambiente vegetal muy frecuente en el Delta del Ebro, es una planta que, si las condiciones son adecuadas, acaba por ocupar grandes extensiones y desplaza las otras especies vegetales.

    Su reproducción es básicamente vegetativa, utilizando sus raíces para expandirse de forma que un número limitado de individuos pueden ocupar una gran extensión de terreno.

    En el Delta existen carrizales en muy buen estado alrededor de las balsas, los antiguos arrozales y los márgenes del río, hábitats potenciales para la anidación de muchas aves.

    Debido a su elevada productividad, año tras año se produce una gran acumulación de materia orgánica y restos de carrizo muerto que, asociado a una falta de oxígeno, produce un envejecimiento progresivo de esta comunidad.

    El fuego tiene un efecto positivo sobre el carrizo porque elimina restos vegetales muertos y el nuevo carrizo sale en primavera con más vigor.

(Foto: Archivo)