El índice de mortalidad de las colmenas de Extremadura se ha situado este 2017 en más del 25 por ciento del censo, un índice elevado que viene preocupando a los apicultores de la región en los últimos años.

El responsable del sector Apícola de Asaja Extremadura, Paulino Marcos, ha explicado a Efe que este índice obliga a un esfuerzo “muy importante” en las próximas tres semanas para “repoblar” las colmenas y cabañas de abejas muertas tras los días de frío.

En la actualidad hay en torno a unas 600.000 colmenas en la comunidad autónoma, lo que demuestra la gran tarea que les espera a a los apicultores extremeños.

Se desconocen las causas, pero apunta a los cambios meteorológicos, el uso de los insecticidas o la incidencia del ácaro de la varroa

Cuanto más esfuerzo se realiza en recuperar las colmenas, más tiempo se resta a labores de modernización de instalaciones o a las de producción de miel y polen, ha advertido.

El sector está “preocupado” por los índices de mortalidad de las colmenas de los últimos años, cuyas causas se desconocen a ciencia cierta, aunque todo apunta a los cambios meteorológicos, el uso de los insecticidas en el campo o el aumento de la incidencia del ácaro de la varroa, ha indicado.

“El aumento de la mortalidad de las colmenas es un mal que sufre el sector desde hace al menos ocho años, pues su incidencia ha pasado del 10 por ciento de décadas anteriores al 20-35 por ciento de los últimos ejercicios”, ha significado.

Ante estas circunstancias el sector “poco puede hacer”, ha reconocido, más que verse obligado a realizar más esfuerzos para repoblar las colmenas,

Marcos se ha preguntado si las administraciones no actuarían con incrementos tales de mortalidad en el caso de determinadas cabañas ganaderas o en relación con animales protegidos.

A causa de esta situación, el sector autonómico se ve obligado a realizar esfuerzos económicos “muy importantes”, ha lamentado.

Marcos ha explicado que en los próximos días será determinante la climatología, pues en caso de condiciones meteorológicas anormales no se podrá repoblar toda la cabaña de colmenas.

“Si durante las próximas jornadas llueve en condiciones normales y hay un tiempo primaveral, será positivo, si hay mucho aire, por ejemplo, será peor”, ha advertido.

Las semanas previas a la primavera, que ha comenzado hoy, se desarrollaron “muy bien” para el sector, con temperaturas bajas adecuadas, pero en los últimos 14 días “han vuelto los picos de sierra en relación con el clima que tan malos son para este área”, ha precisado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here