Alemania crecerá este año un 4 por ciento, según centro de estudios sindical

0
6

El Instituto de Macroeconomía e Investigación Coyuntural (IMK) de la Fundación Hans Böckler, perteneciente a la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB), destacó que la mejora de los factores internos -el consumo doméstico y las inversiones- refuerza el comportamiento positivo de las exportaciones de la primera economía europea.

Esta estimación anual de crecimiento, 1,3 puntos porcentuales por encima del pronóstico de marzo del IMK, es la previsión más elevada publicada hasta el momento por los distintos institutos de investigaciones económicas.

Por su parte, el informe sitúa el crecimiento económico alemán para el conjunto de 2012 en el 2,3 por ciento, por el enfriamiento de la economía mundial.

Gustav Horn, director científico de la institución, destacó en rueda de prensa que estos datos se han calculado descartando la posibilidad de que Grecia tenga que reestructurar su deuda.

"Si sucede, algo que no se puede descartar totalmente, habría que revisar a la baja las cifras para el año que viene. Una reestructuración (de la deuda) traería más nuevos problemas que los que solucionaría", afirmó Horn.

Para el centro de estudios sindical, la crisis de la eurozona es el "principal riesgo" para la economía alemana, seguido por el débil crecimiento de sus socios comerciales europeos -entre ellos España- y el aumento de los precios de las materias primas.

Además, el IMK valoró la creciente fortaleza del consumo doméstico, porque su consolidación reduce la dependencia alemana de su sector exterior, con los potenciales problemas que eso conlleva.

El documento de perspectivas coyunturales estima asimismo que el desempleo continuará descendiendo, colocándose ligeramente por debajo de los tres millones (7 por ciento) de personas este año y en los 2,74 millones (6,5 por ciento) en 2012.

La inflación, por su parte, se mantendrá relativamente estable, según el IMK, y este ejercicio avanzará un 2,3 por ciento y el próximo, un 1,7 por ciento, dentro de los márgenes que establece el Bundesbank y el Banco Central Europeo (BCE).

Asimismo, el déficit público se situará este año en el equivalente al 1,4 por ciento del PIB y, en 2012, en el 0,3 por ciento, en ambos casos claramente por debajo de las exigencias comunitarias.

La última previsión del Ejecutivo alemán situaba el crecimiento de la economía este año en un conservador 2,6 por ciento, aunque algunos centros de estudios coyunturales ya han elevado sus pronósticos en los últimos meses hasta el 3,5 por ciento.