Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA de Castilla-La Mancha se muestran aliviados por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) que ha dado por buena la anulación del Plan de Ordenación Municipal de Villar de Cañas por parte del Gobierno de García Page que conllevaría la paralización del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares. Sin embargo se muestran cautos, ya que “son muchos los intereses que agricultores y ganaderos de la región se juegan si el proyecto saliera adelante”.

En este momento, la justicia ha dado la razón a la Junta, pero desde la organización agraria manifiestan una vez más la oposición a este tipo de energía; a la cual se está denominando energía del futuro.

la instalación del ATC tendría repercusiones directas sobre la actividad agroalimentaria de la región

“Pero lo que no queremos es que nos depositen basura nuclear para el resto de nuestras vidas y de la de generaciones futuras en una zona donde tenemos distintas Denominaciones de Origen como la DO Ajo, DO Vino, DO Cordero”, ha insistido el secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, “son productos emblemáticos en nuestra región que están generando mucha riqueza, muchos empleos directos e indirectos, así como una clara imagen de marca, como estamos viendo estos días en FITUR”.

De hecho, desde UPA en la región insisten en que si se quiere promocionar el empleo y la riqueza de la región, “quizás el Gobierno Central debería actuar de otra manera más centrada en los intereses de agricultores y ganaderos, y no tomando decisiones como la que se ha tomado en fechas recientes reduciendo las dotaciones de agua en el acuífero de la sierra de Altomira a la mitad, limitando además el acceso a cualquier concesión nueva, incluso a los jóvenes que pretendan incorporarse al sector.”

En este sentido, critican que esta decisión va contra los intereses del sector agroalimentario en la zona de manera clara, sin olvidar que Villar de Cañas y su futuro (o no) almacén nuclear se encuentra dentro de la zona de influencia del acuífero de Altomira.

UPA Castilla-La Mancha manifiesta una vez más su oposición a la instalación del ATC porque tendría repercusiones directas sobre la actividad agroalimentaria y la comercialización de los productos de la región, es decir, sobre el futuro del empleo y la economía, y recuerda que la organización agraria se opuso desde los inicios a este proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here