Andalucía le da la espalda al ibérico puro y prefiere engordar el ibérico mejorado

0
7

    El turno de conferencias técnicas ha sido inaugurado por el director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Fernando Burgaz, quien ha realizado un análisis pormenorizado  del Proyecto de Real Decreto de la Norma de Calidad del Ibérico, que reduce el número de las denominaciones de productos recogidas en el RD vigente.

     Así, como informó Burgaz, en el proyecto la  denominación de venta se compone obligatoriamente de tres designaciones en función del tipo de producto (jamón, paleta o caña de lomo o lomo embuchado o lomo), de la alimentación o manejo (de bellota, de cebo de campo o de cebo) y del tipo racial (100 % ibérico o ibérico), que deben figurar en dicho orden.

    ASAJA-Sevilla ha valorado este proyecto de Norma de Calidad del Ibérico y espera que, cuando se apruebe esta nueva norma, los mecanismos de control que se establezcan a lo largo de toda la cadena eviten el uso fraudulento de etiquetas e imágenes de encinas o bellotas con los que hasta ahora se reforzaba la comercialización de productos ibéricos obtenidos de cochinos que habían sido alimentados exclusivamente con pienso y no habían pisado una dehesa.

    Además, el proyecto final de la Norma evita el uso de términos peyorativos en la determinación de las distintas categorías, como pedían algunos, y da un carácter prevalente al criterio de alimentación y manejo. La Norma consagra además el ibérico tradicional de nuestras dehesas, mejorado con razas más precoces de actitud cárnica para dar respuesta a las demandas del mercado.

     De hecho, como se ha recordado en la jornada, los ganaderos andaluces prefieren mayoritariamente el ibérico mejorado con duroc. Así, en la campaña de 2012 engordaron en las montaneras andaluzas 102.092 cochinos ibéricos “cruzados” mejorados con duroc, mientras que sólo 60.835 ibéricos puros pisaron las dehesas.

Sombras en la Norma del Ibérico

    El Registro Ibérico del MAGRAMA (RIBER) refleja que, pese a la bandera de la defensa a ultranza del ibérico puro en la que se envuelven algunos, en ninguna provincia andaluza el censo de ibéricos puros supera al de cochinos ibéricos  mejorados con duroc. Así, en Andalucía el 74% de los cerdos ibéricos amparados por la Norma en 2012  (267.163 cochinos) eran ibéricos “a secas”,  frente a sólo un 26% de ibéricos puros (69.575). Según el RIBER incluso en provincias como la de Huelva hay más del doble de ibéricos mejorados con duroc (63.365) que de ibéricos puros (31.186).

    Las dehesas de Sevilla son las que más cochinos ibéricos albergan. Como muestra el RIBER, en la montanera sevillana de 2012 se engordaron a 12.000 ibéricos puros de bellota y a casi 48.000 ibéricos de bellota, mientras que en Huelva se engordaron a 27.378 ibéricos puros de bellota y 34.745 ibéricos de bellota, seguidos de las dehesas de Córdoba, donde en el ejercicio de 2012 hay registrados 13.907 ibéricos puros de bellota y 18.256 ibéricos de bellota. Lo que sitúa a la provincia de Sevilla a la cabeza de la producción de cerdo ibérico de bellota en Andalucía.

     Por otra parte, para ASAJA-Sevilla, la Norma de Calidad del Ibérico tienen también un aspecto negativo y llega a volverse contra los productores al establecer, con carácter general y con independencia de la ubicación geográfica o de la calidad del arbolado, una carga ganadera excesivamente baja, carente de proporcionalidad y establecida en función de un criterio tan poco riguroso como el de la fracción de cabida cubierta.

    De manera que no es la cantidad y la calidad de la bellota la que condiciona el número de cochinos de una explotación, sino el tamaño de la sombra proyectada, conceptos que el que conoce el campo sabe que no siempre son coincidentes, por lo que durante el encuentro se ha reivindicado que se incremente la carga ganadera por explotación o, en su defecto, que establezcan un nuevo criterio que permita ajustar la carga ganadera a la capacidad real de la explotación. La responsabilidad de los ganaderos con el medio ambiente, la salud pública y el bienestar animal.

PAC y fitosanitarios

    La jornada ha contado también con la intervención del jefe de servicio de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura, Juan Antonio Jaén Téllez, quien ha expuesto las condiciones que deben cumplir los ganaderos para percibir las ayudas de la PAC, detallando las buenas prácticas agrarias y medioambientales obligatorias y los requisitos legales que el sector debe cumplir en el ámbito del medio ambiente, así como los elementos a controlar en el ámbito de la salud pública, zoosanidad y fitosanidad (alimentos y piensos seguros, almacenamiento y uso correcto de los productos fitosanitarios…) y en el ámbito del bienestar animal.

     Como afirmó Jaén Téllez, “los aspectos ambientales y el bienestar animal se han abierto camino en la conciencia ciudadana y deben ser tenidos en cuenta, ya que además, la concesión de ayudas públicas exige también los controles adecuados”. Por todo ello, aseguró, “la condicionalidad de las ayudas se convierte en una especie de contrato social que a todos nos afecta y legitima en gran parte la PAC”.

    Durante la jornada, además, el director de Desarrollo de Desarrollo y Comunicación de SIGFITO, Victorino Martínez, ha informado sobre la Directiva del uso sostenible de productos fitosanitarios, y de los requisitos para su almacenamiento, transporte, manipulación, envases y restos de fitosanitarios.

     Martínez anunció que todas las explotaciones agrícolas deberán aplicar los principios generales de la Gestión Integrada de Plagas (GIP) a partir del 1 de enero de 2014, que ya se realiza en el 35% de la SAU de Andalucía, y para el que el MAGRAMA ya está elaborando un modelo de documento de asesoramiento. Asimismo, informó de que la inscripción en el ROPO (Registro Oficial de Productores y Operadores de medios de defensa fitosanitarios) será un requisito imprescindible.

    En cuanto al uso sostenible de fitosanitarios, el director de Desarrollo y Comunicación de Sigfito, analizó el Real Decreto 1311/2012, recordando que prohíbe las aplicaciones aéreas, autorizadas sólo cuando no se disponga de una alternativa técnica y económicamente viable. Este mismo Decreto, además, obliga a que todos los agricultores y ganaderos entreguen los envases de los fitosanitarios en un punto limpio de Sigfito, para lo que se les exigirá un justificante.

    Este servicio es gratuito para el agricultor y desde que empezó en 2002, ha recogido más de 17.000 toneladas de plástico en toda España. Victorino Martínez informó a los ganaderos de la Sierra Norte, que SIGFITO tiene en la comarca tres puntos de recogida de envases, situados en Guadalcanal, Villanueva del Río y Minas y La Puebla de los Infantes, mientras que se está tramitando un nuevo punto de entrega en Cazalla de la Sierra.

    A continuación el técnico de ASAJA-Sevilla, José Manuel Roca, explicó el estado actual de la reforma de la PAC y expuso las principales novedades de la normativa PAC 2013. Una de las grandes novedades, en las que Roca hizo hincapié durante su intervención, es la aplicación del coeficiente de admisibilidad de pastos, un nuevo parámetro que provoca una gran complejidad en la declaración y que puede alterar de forma significativa la superficie admisible de pastos y, por tanto, repercutir en la percepción de las ayudas tanto ganaderas como las correspondientes a los derechos de Pago Único.

    En este sentido, el técnico de ASAJA-Sevilla recomendó a los asistentes al encuentro que, dada la complejidad que conlleva la determinación de este nuevo coeficiente, presenten sus declaraciones de la PAC en las oficinas de ASAJA-Sevilla, “donde contarán con unos Servicios Técnicos con más de 35 años de experiencia y donde hacemos un seguimiento personalizado de cada uno de los expedientes que se presentan”.

Regeneración forestal de la Sierra Norte

    Por último, durante la jornada, el secretario general de ASAJA-Sevilla, Eduardo Martín, expuso el Plan de Recuperación Forestal elaborado por esta organización para regenerar todas las fincas que resultaron gravemente dañadas por la fuerte nevada caída en la Sierra Norte de Sevilla los pasados 27 y 28 de febrero, que provocó la muerte por arrancamiento o desgajamiento de miles de árboles en un área de más de 90.000 hectáreas, comprendidas, prácticamente en su integridad, en el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO. Dicho plan tiene como objetivo limpiar la zona, paliar las pérdidas de los agricultores y ganaderos damnificados y lograr la regeneración forestal de las fincas afectadas.

    Como explicó Martín, ASAJA-Sevilla ya ha recabado el apoyo de los alcaldes de todos los municipios afectados, a quienes se les instó a aprobar en sus plenos acuerdos municipales de respaldo al citado Plan, y del Consejo Territorial del Grupo de Desarrollo Rural de la Sierra Morena Sevillana. Asimismo, dicho plan ya se ha trasladado también a la Delegación de Gobierno de la Junta, a la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, a la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y a la Diputación Provincial de Sevilla.