Andalucía potenciará la investigación de los incendios por quemas agrícolas

0
7

    El trabajo de investigación hará especial hincapié este año en los incendios forestales motivados por negligencias en las quemas agrícolas, que en 2013 representaron el 11,5% de los siniestros producidos en Andalucía. La realización de quemas están prohibidas desde el 1 de junio al 15 de octubre en la comunidad andaluza en zonas forestales y de influencia forestal.    

    Con este protocolo, se pretende homogeneizar la metodología de trabajo de todas las Brigadas, que están compuestas por equipos de 2 Agentes de Medio Ambiente y con presencia en todas las provincias andaluzas. Las jornadas formativas cuentan con dos sesiones, la primera se celebra en el centro de visitantes ubicado junto al Centro de Defensa Forestal de Puerto Lobo (Granada), y en la misma participan 40 Agentes de las BIIF correspondientes a las provincias de Almería, Granada, Jaén y Málaga. La segunda sesión, tendrá lugar la próxima semana, y en ella participarán los Agentes de las provincias occidentales, (Sevilla, Córdoba, Huelva y Cádiz), y se desarrollará en las instalaciones de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Una formación muy completa

    Entre las actuaciones que desarrollan los equipos de las BIIF, se encuentran la realización de inspecciones oculares de la zona donde se producen los siniestros forestales, con objeto de determinar el área o punto de inicio, así como el proceso de propagación de los incendios, el motivo que ha originado el siniestro así como sus presuntos responsables. Igualmente, los Agentes de las BIIF también realizan la medición del perímetro definitivo de los incendios, elaboran los partes iniciales de causa de siniestro forestal, y  toman manifestaciones voluntarias a testigos del incendio, si procede. Por último, también elaboran otros informes como es el caso de los documentos finales de campaña sobre investigación de los siniestros forestales.

    La metodología de investigación de las BIIF está basada en el “Método de las Evidencias Físicas”, y en ella se analizan una serie de factores que inciden en el desarrollo de un incendio como son:  hora y fecha de detección, ubicación del siniestro, parámetros meteorológicos, modelo geométrico y vectores de propagación, delimitación del área de inicio, establecimiento de los cuadros indicadores de actividad y lectura de indicios y vestigios del sentido de propagación del incendio.

    Asimismo, también se realiza la búsqueda del método de ignición, se consultan los antecedentes históricos de la zona y se recogen pruebas materiales en el terreno, al tiempo que también se valoran los testimonios recogidos. Con todo ello, se realiza la hipótesis principal sobre la causa que ha motivado el incendio. Igualmente, el informe que realizan los Agentes también recoge una aproximación a la valoración inicial de daños a personas, bienes de naturaleza no forestal o am-bientales producidos por el incendio.

Relaciones con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

     Otro de los aspectos que regula el protocolo es la coordi-nación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, ya sea el SEPRONA de la Guardia Civil o la Unidad del Cuerpo Nacional de Policía Adscrita de la Junta de Andalucía. En este sentido, los Agentes de la BIIF se encargan de la determinación técnica de la causa del siniestro forestal y la elaboración de los informes al respecto, mientras que los miembros de las Fuerzas de Seguridad realizan las diligencias relacionadas con la prueba personal y la elaboración de las diligencias policiales que deriven en la posible imputación o detención del autor o autores del incendio.

    Lo que impulsa el protocolo es mejorar la coordinación entre todos los cuerpos cuerpos y la unificación en un atestado único de todas las pesquisas de investigación realizadas tanto por la BIIF como por las Fuerzas de Seguridad.