El juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo ha condenado a un año y medio de cárcel a un ganadero que en 2015 incendió 80,23 hectáreas de terreno en las localidades de Santo Adriano y Oviedo.

Según consta en la sentencia, contra la que cabe interponer recurso de apelación, el ganadero también debe pagar de 8.846 euros al Principado y abonar una multa de 4.320 euros.

El texto señala que la noche del 27 de diciembre de 2015 el condenado prendió fuego para quemar matorral a lo largo de 80 metros de un camino ganadero de servidumbre de su finca, que se encontraba a 400 metros de una cuadra propia y a 600 de su casa.

El incendió, que se detectó a las 00:35 horas, se propagó hacia el norte y noroeste y afectó a 80,23 hectáreas de terreno del Principado de Asturias, situadas entre Santo Adriano y Oviedo.

Los bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias lo apagaron, pero se reactivó hasta que finalmente se extinguió a las 11:06 horas del día 29.

El fuego conllevó unos gastos para el servicio de 2.930,40 euros en medios personales, vehículos y equipos, y unos perjuicios medioambientales valorados en 5.915 euros por parte de la Consejería de Agroganadería.

El juzgado considera acreditada la “quema intencionada de matorral que invadía el pasto” para así regenerar la zona “siendo el acusado el único ganadero que lleva su ganado a pastar a este lugar” y por tanto, “el único con interés en la quema”.

8 meses de prisión por provocar otro incendio de 15,27 hectáreas de terreno en Belmonte de Miranda

Por otra parte, el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo ha condenado a ocho meses de prisión, el abono de una multa de aproximadamente 1.900 euros y el pago de 6.610 euros al Principado a otro hombre por el incendio de 15,27 hectáreas de terreno en Belmonte de Miranda.

La sentencia, contra la que cabe recurso de apelación, relata que el incendio se inició a las 13:30 horas del 2 de mayo de 2016, cuando el condenado prendió fuego para quemar rastrojos y regenerar el pasto dentro de la finca donde vive con sus padres en Llanudárgona , Quintana (Belmonte de Miranda).

El acusado llevó a cabo la quema “a manta” pese a carecer de licencia y no haber tomado medidas de prevención para evitar la extensión de las llamas. Además, había condiciones climatológicas “adversas” por la baja humedad y las elevadas temperaturas y el riesgo de fuego en la localidad era de alerta.

El incendió fue detectado a las 16:02 horas y afectó a 15,27 hectáreas generando daños a una parcela particular de la que él era llevador y a otra de monte indiviso, de la que poseía el 0,76 por ciento.

El fuego estuvo activo hasta las 21.53 horas y fue extinguido por los bomberos del Principado con un gasto de 5.442 euros y unos perjuicios medioambientales de 1.187 euros.

En este caso, el juez también ve acreditada la quema de una zona de monte y que el acusado es el autor, que actuó “con imprudencia”, no contaba con acreditación y no adoptó ninguna medida para evitar la propagación del fuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here