ANOVE alerta de la pérdida de producción que supone prohibir los neonicotinoides

0
21

    “Esta pérdida de producción anual nacional de más de 600.000 toneladas implica que sería necesario realizar importaciones de otros países para satisfacer la demanda actual, restando gran competitividad al sector agrario español, pero también al sector empresarial y a nuestra economía en general”, apunta el secretario general de ANOVE,

     Según Antonio Villarroel, “reconocemos los esfuerzos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por los hitos conseguidos hasta el momento en este sentido en Europa, pero les pedimos un último esfuerzo para que estos tratamientos sigan autorizándose en semillas con un programa de buenas prácticas y medidas de mitigación proporcionadas, si fueran necesarias. De lo contario, nuestra productividad agrícola se vería dañada irremediablemente y no hay garantías de que estas prohibiciones resuelvan el problema de la salud de las abejas”.

Valle del Ebro, Andalucía y Extremadura

    Esta posible prohibición, que será debatida por la Comisión Europea el próximo 29 de abril, toma especial relevancia en los cultivos de maíz de la zona del Valle del Ebro (Navarra, Aragón y Cataluña), endémica de plagas como el mosquito verde o cicadela, transmisores del virus del enanismo rugoso y para los que hoy en día no existen alternativas de tratamiento que cubran toda la demanda.

    Además, estos tratamientos son también fundamentales para la protección de las semillas y las plantas recién nacidas frente a los insectos de suelo, en especial al “gusano de alambre” que causa muchas pérdidas en los cultivos de girasol y maíz en toda España, con especial incidencia en comunidades como Andalucía y Extremadura”.

    La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA en sus siglas en inglés), ha publicado recientemente un informe que ha generado un alto nivel de incertidumbre, debido tanto a las evaluaciones realizadas sobre neonicotinoides, como sobre el impacto de estos tratamientos en las poblaciones de abejas. Este estudio ha dejado de lado algunos estudios científicos cuyas conclusiones podrían llegar a ser clarificadoras. ANOVE cree que un análisis más completo, que incorporase estos estudios, avalaría mejor la decisión de la EFSA.

    Según ANOVE, mantener la salud de las poblaciones de abejas es un tema de primer orden para todas las empresas de semillas que operan en nuestro país, por lo que se apuesta por la utilización de guías de buenas prácticas, cuyo uso en los últimos años ha demostrado que estos riesgos potenciales pueden ser mitigados.

    El tratamiento de semillas es un paso esencial para las empresas que conforman ANOVE, resultado imprescindible para completar la resistencia genética de las diferentes variedades comerciales y evitar muchos tratamientos fitosanitarios posteriores durante el crecimiento de las plantas.

    Por ello, considera que innovaciones tecnológicas como los neonicotinoides son herramientas vitales para que los agricultores puedan proteger los cultivos que proporcionan nuestros alimentos, y contribuir a la competitividad de la cadena agroalimentaria generando beneficios socios-económicos y medioambientales.