ANOVE defiende la "protección de la innovación" como clave para la mejora vegetal

0
5

    Manuel Laínez, Director del  Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) abrió el acto junto con el Presidente de ANOVE, D. Julián Arnedo.

     Se realizó un repaso histórico sobre la evolución de esta industria en la que la primera empresa de la que se tiene noticias que comercializó semillas hortícolas fue Vilmorin (1723).

    Puso de relieve la extensa y compleja regulación que afecta a la producción y comercialización de las semillas, incluso por encima de sectores tan sensibles como el farmacéutico y el alimentario. “A los medicamentos no se les hacen tantos análisis como a las plantas”, afirmó Piero Sismondo.

    Las reglas del comercio internacional son complejas y diversas, coexistiendo distintos sistemas de certificación (CE, OCDE o ISTA). Se mostró el crecimiento exponencial entre 1990 y 2013, no solo del volumen de semilla comercializada sino del valor de la misma, ya que la introducción de híbridos puede multiplicar entre 1 y 5 el valor de la semilla.

     Se destacó la contribución de la mejora vegetal al incremento de los rendimientos de cultivos en kg/hectárea, en un entorno en que la disponibilidad de la tierra cultivable se ha mantenido estable, contribuyendo así al reto que tiene marcado la humanidad de dar de comer a 9.500 millones de personas en 20150

       Finalmente, se destacó que para asegurar el avance de la mejora vegetal es crucial la protección de la innovación. "Sin protección, no hay innovación", fue una de las conclusiones de la ponencia.