La Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE) pone en marcha a partir de este lunes 16, Día Mundial de la Alimentación, una campaña de recaudación de fondos con la que formar a agricultores de Tanzania con un centro de capacitación. Antonio Villarroel, Secretario General de ANOVE, ha señalado que “somos conscientes de que 815 millones de personas padecen deficientes condiciones de alimentación que, en algunos casos alcanzan situaciones de dramáticas hambrunas. Es tanto como toda la población de Europa y Estados Unidos y tenemos la responsabilidad de hacer algo. Por eso hemos apostado por ayudar en un proyecto solidario que, promovido por Agrónomos sin Fronteras, promueve la capacitación de agricultores en Tanzania”.

La campaña de crownfunding, que se inicia ahora, se intensificará durante la próxima Feria Fruit Attraction (18-20 de octubre) gracias a un espacio cedido por la organización para mostrar en qué consiste este proyecto. La recaudación económica se llevará a cabo a partir de las aportaciones voluntarias de las empresas asociadas a ANOVE y mediante una acción participativa en Twitter: por cada tuit que con el hashtag #CosechaSostenible, en el que se reconozca el trabajo que realizan los agricultores o agradeciendo su tarea, ANOVE donará 5€ a este proyecto de cooperación. De este modo, ha apuntado Elena Sáenz, Directora de ANOVE, “muchas personas podrán ayudar a estas familias de agricultores sin que le cueste nada pues será ANOVE quien done en su nombre”.

La formación que se impartirá se centra específicamente en técnicas de cultivos hortícolas de alto valor nutricional y comercial

A través del “Programa Iringa de desarrollo socioeconómico”, Agrónomos sin Fronteras trabaja en Tanzania desde 2004 donde ha creado un centro de capacitación agrícola. Desde entonces ha formado a casi 8.000 agricultores y de él se ha beneficiado indirectamente ya más de 112.000 personas: http://web.anove.es/sobre-anove/rsc/. El programa de formación será coordinado y supervisado in situ por la ONG Agrónomos sin Fronteras, a la que se donará la cantidad íntegra recogida en esta campaña.

La formación que se impartirá a los agricultores se centra específicamente en técnicas de cultivos hortícolas de alto valor nutricional y comercial (repollo y guisante) adaptadas al contexto local de su región. Posteriormente recibirán insumos para poder cultivar los productos sobre los que han recibido la capacitación. Es clave en este proyecto trabajar con un pequeño invernadero en el que se producen plantones de hortícolas, que se entregarán a los beneficiarios, para reducir la incidencia de enfermedades y plagas en las primeras fases de las plantas. Finalmente, los participantes serán supervisados y acompañados en sus propias parcelas familiares así como en las tareas de comercialización posterior.

Antonio Villarroel, no oculta que “estamos muy ilusionados con poder aportar nuestra colaboración a este proyecto del centro de capacitación. Nuestra ayuda en la promoción de la capacitación permitirá mejorar la producción agropecuaria y la comercialización para que aumenten los ingresos de decenas de familias, así como su estado de salud y el de su comunidad al mejorar también la seguridad alimentaria de los productos que cosechen y comercialicen”. El proyecto sirve al mismo tiempo para reforzar el tejido asociativo de la comunidad, proporciona recursos para el apoyo mutuo e impulsa la conciencia social para proteger el medio ambiente usando técnicas de agricultura sostenible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here