ANPIER arremete contra la Ley del Sector Eléctrico por el daño que hace a Murcia

0
8

   Para esta asociación, la nueva Ley del Sector Eléctrico, "desmantela el futuro y el presente renovable de la Región", por lo que recuerda que por ese motivo el Gobierno de la Región había interpuesto un recurso de inconstitucionalidad; "sin embargo, precisamente cuando se votaba este texto, los diputados de la Región,  no sólo no votaron en contra o se abstuvieron, sino que votaron a favor". ANPIER recuerda que el artículo 67 de la Constitución Española establece que "los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo" y el 79 dice que "el voto de senadores y diputados es personal e indelegable".

Piden que dejen su actas o que no se vuelvan a presentar a las elecciones

   Miguel Ángel Martínez-Aroca, Presidente de ANPIER, ha manifestado que “diputados que no defienden los intereses de la Región, no representan a Murcia ni a los murcianos y les solicito que, al menos por dignidad, entreguen el acta de diputado que los murcianos les habíamos otorgado y que, si no lo hicieran, que no lo harán, al menos dentro de dos años no nos vuelvan a solicitar nuestro confianza, sino que les pidan ocupación a los que han inspirado la vergonzante decisión que tomaron ayer” Caso de que vuelvan a presentarse por Murcia “haremos todos los esfuerzos posibles para que nos representen el menor número posible de ellos, puesto que nos sentimos traicionados”

   El propio Presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, dijo en Madrid a los fotovoltaicos, el pasado 23 de octubre, en unas jornadas internacionales organizadas por ANPIER: “Las Administraciones Públicas tenemos la obligación de generar confianza (…) hemos interpuesto recientemente otro recurso de inconstitucionalidad contra el real decreto ley 9/2013, por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico, que modifica especialmente el régimen del sector de las energías renovables. Lo hemos hecho porque consideramos que se ha causado un gravísimo perjuicio a los miles de inversores, españoles y extranjeros, que ante la presumible seguridad que otorgaba una normativa estatal con visos de extenderse durante más de dos décadas, decidieron invertir en esa nueva tecnología en la que difícilmente habría intervenido sin la necesaria previsión de estabilidad del sistema. (…) Ahora, hay una ley cerca de su aprobación, vamos a dar la batalla. Fíjense, lo dice una persona que pertenece a un partido, que a su vez, sustenta al Gobierno (…) ahora hay que tomar de verdad posiciones, con valentía, con responsabilidad, con compromiso”

    Ante esto, ANPIER considera "sorprendente y sospechoso que el Partido Popular fuera, hasta hace dos años, defensor a ultranza de los productores fotovoltaicos y paladín de la seguridad jurídica y la irretroactividad de las normas que dañaban gravemente a las 55.000 familias productoras y que haya aprobado una Ley que desmantela todo el tejido fotovoltaico español y supone la ruina de todos aquellos que, de buena fe y al amparo del Estado español, realizaron pequeñas inversiones para el desarrollo de un nuevo modelo energético sostenible, rentable y responsable".

     Por último, el presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez-Aroca, ha recordado que “un futuro próspero, justo y sostenible nunca será alcanzable sin el desarrollo y la implantación definitiva de las energías renovables. La inversión, condición necesaria de este proceso, buscará aquellos lugares que ofrezcan, además de las condiciones naturales necesarias para la generación, un marco regulatorio estable” para sentenciar “lo que nos está ocurriendo a los productores fotovoltaicos de la Región, cercena el futuro energético regional y disuade cualquier tipo de inversión en este sector”

    La energía solar en Murcia representa una gran oportunidad: como fuente de energía limpia y barata para el abastecimiento de nuestros hogares, comercios y empresas; como industria en la que hemos llegado a ser un referente a nivel internacional; y, por último, como zona propicia para la implantación de nuevas fábricas, que podrían beneficiarse de un suministro energético a muy bajo coste y libre de emisiones de CO2, que incentivaría la creación de un tejido industrial generador de empleo y riqueza.