Ansó inaugura la primera planta de producción de biomasa de Aragón

0
8

    "Hay que aprovechar todo el potencial unido, el público y el privado, y desde las administraciones lo que tenemos que hacer es animar y facilitar la vida al emprendedor", ha dicho Rudi, quien ha aseverado que al actual Gobierno de Aragón siempre le encontrarán "en esa dirección", según ha informado el Ejecutivo aragonés en un comunicado.

     La empresa Afpurna Bioenergía, que ha generado 20 puestos de trabajos directos e indirectos, produce actualmente 10.500 toneladas de biomasa al año gracias a la transformación de la madera de los bosques de la Mancomunidad Ansó-Fago en pellets y astillas que son usados como material de combustión.

     La planta se encuentra en la antigua serrería de Ansó, dentro de una parcela de tres hectáreas ubicada en el acceso al casco urbano, y ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros, además de la puesta en práctica de políticas de investigación, desarrollo, información y demostración.

     La propietaria de los montes es la citada mancomunidad, mientras que Dalkia España, referencia a nivel mundial en eficiencia energética, se encarga del proceso de transformación de Afpurna Bioenergía.

     Aspurnas Ecoenergía (Grupo Raga) se dedica a los trabajos forestales y el suministro de la materia prima y Geoforesta es la responsable del asesoramiento y la prestación de los servicios técnicos de ingeniería.

     Los pellets de biomasa son pequeños cilindros de madera comprimida que se emplean como combustible en calderas de biomasa, un biocombustible económico, seguro, limpio y con emisión neutra.

     En la actualidad se producen en la planta de Ansó, que entró en funcionamiento a finales de 2011, 7.500 toneladas de pellets al año y 3.000 toneladas de astilla, aunque la instalación está equipada para llegar a producir 15.000 toneladas de biocombustible anuales.

Proyecto para las zonas rurales


    La instalación y puesta en marcha de la planta, que forma parte de un proyecto de revitalización de zonas rurales, funciona como "factor de arrastre" de inversión para otras industrias, según ha informado Dalkia en un comunicado.

     Según la empresa, cada millón de euros invertido al año en Afpurna ha generado al menos otro millón de inversión en otros sectores como el de instalaciones de redes de calor y de bienes de equipo.

     En este sentido, ya se han llevado a cabo más de cincuenta instalaciones de calderas y redes de calor en las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, que han movilizado más de cinco millones de euros de inversión en tecnología.

     El consejero delegado de Dalkia España, Hervé Péneau, ha resaltado la importancia de esta instalación como una iniciativa de referencia en España "con un modelo 100 por cien exportable".

     Numerosas comarcas rurales nacionales e internacionales ya han mostrado su interés en el proyecto debido a los beneficios ambientales, potencial económico y generación de empleo en estos territorios.