Apoyo a los centros tecnológicos del champiñón, industria cárnica e innovación alimentaria

0
35

    Por este mismo motivo se impulsa también la actividad del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, Laboratorio del Ebro, en San Adrián, con una aportación de 60.000 euros.

    La Asociación Profesional de Cultivadores de Champiñón en La Rioja (ASOCHAMP), que recibirá una ayuda de 160.000 euros, trabaja desde 1988 en la mejora y la potenciación de la producción del champiñón, la promoción de la modernización de las estructuras empresariales del sector y la prestación de servicios a los asociados, tanto de carácter técnico-científico como de estudios prácticos y experimentación.

    En la actualidad, el cultivo de champiñón es el segundo subsector agrario en importancia económica en La Rioja, y está íntimamente relacionado con importantes empresas agroalimentarias que transforman este producto tanto en el sector de conservas tradicionales como del congelado, y empresas que lo comercializan en fresco. El sector del champiñón y la seta riojano, radicado principalmente en las localidades de Pradejón, Autol y Ausejo, ha conseguido el liderazgo nacional con una producción que supera el 50%, situando a España como cuarto productor europeo.

Industria cárnica e innovación alimentaria

    El convenio de colaboración con la Asociación para Investigación de la Industria Cárnica de La Rioja (ASICAR), que se constituyó en 2001, contempla una aportación de 192.000 euros, mientras que el convenio con la Asociación para la Investigación, el Desarrollo y la Innovación Alimentaria (AIDIA), creada en 2006, asciende a 128.000 euros

    El objetivo de estos convenios es favorecer el desarrollo de los aspectos de investigación y fomento de la calidad en las industrias cárnicas, la formación, los servicios de análisis y la asistencia a las mismas a través de una estructura consolidada como es el CTIC. Por su parte, el CITA constituye un referente para la investigación e innovación de los procesos de IV y V gama, y su oferta comercial en aspectos tan importantes como la adecuación de las líneas de producción y el desarrollo de nuevos procesos y productos.

Industria conservera

    La Asociación del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, que recibirá 60.000 euros, gestiona el Laboratorio del Ebro, constituido en 1981 a instancias de la Asociación Industrial de Conservas Vegetales del Valle del Ebro, que conforma el sector industrial de conservas vegetales de Navarra, La Rioja y Aragón, con el objetivo de contribuir al desarrollo e innovación de las empresas alimentarias.

    La finalidad del acuerdo es aumentar la competitividad, fomentar la investigación en materia de conservación de productos agroalimentarios, optimizar los esfuerzos de apoyo al sector y proyectar la calidad de los productos riojanos.