La indefinición de Europa en torno de la renovación de una licencia para el glifosato, el herbicida más usado en el mundo con la aprobación de más de 140 países, podría generar inconvenientes para las exportaciones de grano hacia ese bloque, incluso las de la Argentina.

Tras una politización de este debate, que debe cerrarse en el seno de la UE antes de final de año, ya que si no hay un acuerdo el día 1 de julio se prohibirá su comercialización en todos los países de la Unión Europea, Horacio Busanello, CEO de Los Grobo, un experto además en el mercado de agroquímicos, señaló que si no se renueva la licencia “no se puede vender más glifosato en Europa y esto sería un mal antecedente para el resto del mundo”.

“Si Europa no hace lo que técnicamente se llama relicenciamiento, las comunidades de consumidores en un futuro no muy lejano van a objetar la entrada a Europa de productos donde se use glifosato y van a meter presión a los gobiernos”, añadió.

“El problema es que hoy lo que está en los barcos puede llegar a Europa con la licencia caída y que sea rechazado”

“Los estados miembros no quieren renovar automáticamente la licencia, pero tampoco aprobaron la iniciativa para renovarla por 12 o 18 meses para poder hacer más estudios conclusivos”, precisó el CEO de Los Grobo.

Los miembros del bloque europeo deben tomar una decisión respecto de la renovación de la licencia antes del 30 del actual. “Una opción es que prorroguen la licencia por un plazo determinado, para poder lograr la mayoría. Otra opción es que llegado el 30 caiga la licencia en forma automática y la tercera opción es que se reúnan y aprueben la renovación de la licencia”, dijo Luis Mogni, consultor.

Para Mogni, si no hay una renovación las importaciones de productos desde la Argentina, entre otros orígenes, van a tener que determinarse con un límite máximo de residuos del producto muy estricto, que sería de 0,1 ppm (partes por millón). “El problema es que hoy lo que está en los barcos puede llegar a Europa con la licencia caída y que sea rechazado”, alertó. En su opinión, este tema “va a generar incertidumbre en el mercado de commodities hasta tanto se resuelva”.

“Otro punto puede ser que otros países tomen la misma decisión y que eso complique el mercado mundial”, añadió. El mes pasado, una reunión conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó que “es poco probable” que el glifosato represente riesgo cancerígeno para humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here