Arias Cañete: “La norma del ibérico recoge lo que pide el mercado, calidad y transparencia”

0
15

    El ministro, que visitó el Centro Experimental Agrícola y Ganadero de la Diputación Provincial de Cádiz, señaló que “lo que ha hecho este Gobierno es mantener una diálogo abierto durante muchos meses y cumplir un compromiso que adquirí al entrar en el cargo al entender que la norma actual estaba introduciendo una enorme confusión en los consumidores, a la vez que se ponía en riesgo que el cerdo ibérico, que es un patrimonio ganadero genético de primera magnitud, pudiera iniciar un proceso de desaparición porque las cabañas se iban reduciendo progresivamente".

   A este respecto, ha reconocido que hacer la norma ha sido “muy complejo porque es un producto muy sensible y más cuando tiene muchos sistemas productivos distintos, pero lo que hemos hecho es hablar mucho, buscar el diálogo y hallar un punto de encuentro del que todo el mundo ha salido razonablemente satisfecho, porque si lo hubiéramos dado todo sólo a un sector habríamos provocado conflictos económicos en el resto”.

   “Hemos buscado defender la pureza –ha señalado—con tres denominaciones muy claras, defendiendo el sistema de alimentación de la bellota con una serie de indicaciones que no provoquen la confusión en el consumidor, pero manteniendo otros sistemas, como el de cebo de campo o de cebo ,con unas denominaciones más fáciles de entender por el consumidor y con un control más riguroso.  El ibérico es uno de los productos estrella de la exportación española y es el mercado el que nos pide calidad y transparencia. Y el Gobierno de España quiere lo mismo. Yhay mercado para todos pero dejando claro que el consumidor sepa distinguir cuál es el sistema de elaboración, cuál es el rasgo de pureza de la raza y, a partir de ahí, que cada uno elija el que más le guste, pero sabiendo con transparencia qué es lo que compra”.

   En relación a cuándo va a entrar en vigor la norma, dejó claro que depende de la Comisión Interministerial, ”que procuraremos que se convoque lo antes posible”, y luego de la Comisión Europea, por lo que espera que en seis meses esté publicada en el BOE, aunque se debe recordar que es una norma que conlleva un periodo de adaptación transitorio.