Arranca con el respaldo de todo el sector el Plan de Viabilidad de la aceituna de mesa andaluz

0
14

      Pese a que en los últimos 5 años se han arrancado más de un millón de olivos manzanillos y gordales que ocupaban una superficie de 8.000 hectáreas, según las estimaciones de ASAJA-Sevilla, aún quedan en Andalucía 50.000 hectáreas de aceituna de verdeo de la variedad manzanilla y 10.000 de la variedad gordal, que son las dos variedades con mayores problemas de rentabilidad, por lo que tal como se apuntó en la reunión de constitución del grupo de trabajo, las medidas que se adopten irán dirigidas preferentemente a estas dos variedades.

     En los últimos 15 años los costes de producción de la aceituna de verdeo superan a los ingresos obtenidos por la venta de las aceitunas tal como ha quedado demostrado en  el completo “Estudio de caracterización del sector de la aceituna de mesa” -presentado por la Consejería de Agricultura en septiembre de 2010-  que se completó al año siguiente con el “Estudio de la Cadena de Valor de la aceituna de Mesa”, elaborado por la propia Consejería con la colaboración del departamento de Prospectiva de AGAPA.

La última oportunidad de salvar el olivar de verdeo

    Dado que la radiografía del sector es completa y precisa, es el momento de comenzar a aportar soluciones. Desde ASAJA-Sevilla entienden que "probablemente estamos ante la última oportunidad de salvar el olivar de verdeo de las variedades manzanilla y gordal, por lo que instamos públicamente a la Consejería de Agricultura y a los miembros del grupo de trabajo a no perder ni un minuto para articular con urgencia el Plan de Viabilidad que debe entrar en vigor junto al resto de las medidas del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía, que aún se están redactando".

    Cebe recordar que este es un sector netamente exportador y contribuye a equilibrar la balanza comercial de Andalucía que copa el 80% de la producción nacional de aceituna de mesa y el 25% de toda la aceituna que se consume en el mundo.

      Asimismo, es una de las actividades agrarias que demanda más empleo, las 20.000 explotaciones que se dedican a este cultivo generan 8 millones de jornales al año, mientras que las más de 400 empresas que se ocupan de su transformación y envasado emplean a 8.500 personas.