Asaja avisa de que las cerveceras pretenden pagar un 20% menos por el lúpulo

0
0

EFE.- La inmensa mayoría del lúpulo en España se planta en León, donde se cultivan 510 hectáreas, con una producción de 1.038 toneladas de flor de lúpulo seco apto para la venta, según ha informado hoy Asaja en una nota.

Asaja ha acusado a esta sociedad de pretender rescindir de forma anticipada el contrato de cuatro años que tenía de compra con los productores de lúpulo, que expira en la campaña de 2011, y de tratar de negociar otro con una reducción del 25 por ciento en las cantidades de compra y un 20 por ciento en el precio del producto.

Fuentes de la Sociedad Anónima Española de Fomento de Lúpulo han negado a EFE que las cerveceras pretendan rescindir el contrato de forma anticipada, si bien sí han confirmado que están manteniendo negociaciones para un nuevo contrato, cuyos términos se negocian sin que de momento se haya llegado a un acuerdo.

Asaja ha pedido a las cerveceras que cedan en la negociación, ya que, según han desvelado, la última reunión finalizó sin acuerdo y con las posturas enfrentadas.

La organización agraria ha advertido de que de imponerse los criterios de las cerveceras, el lúpulo español sufrirá un varapalo.

Ha denunciado además el giro de 180 grados de las empresas cerveceras que hace tan solo cuatro años firmaron con los productores un contrato que incrementaba los precios un 35 por ciento e incentivaba el aumento de la superficie a cultivar.

Esta situación, según ha recordado Asaja, produjo que tanto la Junta de Castilla y León como el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino aprobasen una línea de ayudas para nuevas plantaciones y reconversión de las existentes.

Asaja ha hecho un llamamiento a los cerveceros, y en particular a la compañía Heineken, para que apueste por el lúpulo leonés por su calidad y resultados en el proceso de fabricación, pero sobre todo por lo que supone de apuesta por la seguridad alimentaria, pues está sujeto a controles que no siempre se garantizan con el lúpulo importado.

Además, ha recordado que el lúpulo incide de forma poco más que simbólica en el precio de la cerveza y que, por tanto, la medida de ahogar a los productores con precios bajos no pasa de ser una cicatería.

Asaja ha anunciado que ha puesto ya la situación de las dificultades en la comercialización del lúpulo en conocimiento de la Consejería de Agricultura y espera que en las próximas fechas haya un pronunciamiento de las instituciones, de las asociaciones, de los partidos políticos y de toda la ciudadanía, a favor de los productores.