Asaja Extremadura ha advertido de que acudirá a los tribunales europeos si la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) no se hace cargo del1.721.299 euros en daños que han supuesto las inundaciones en el entorno del río Tiétar, provocadas por el desembalse de Rosarito,que en su opinión se hizo “tarde”.

Las fuertes lluvias de los días 9 y 10 de marzo en el norte de la provincia de Cáceres provocaron “graves inundaciones” para esta zona, según ha apuntado en rueda de prensa el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García.

Éste ha cifrado en 108 los agricultores afectados, en 938,96 hectáreas, con “daños graves” en 164,36, con cárcavas profundas y tierras corridas.

La organización ha dado quince días de plazo a la CHT para que conteste a sus demandas

Junto a la “falta de previsión”, García ha achacado la situación al abandono del cauce del Tiétar, “auténtico vertedero”, por parte de la CHT, con quien ha intentado reunirse para llegar a un acuerdo, ante la “negativa” de ésta.

La organización ha dado quince días de plazo a la CHT para que conteste a sus demandas sobre el desembalse de Rosarito antes de acudir a instancias europeas y denunciar su “negligencia, prepotencia e incapacidad” y que Europa “obligue” a la Confederación a hacerse cargo de los daños del desembalse de Rosarito.

Ha explicado que los agricultores pagan el canon de regulación de agua, que debe ir “a hacer frente a necesidades que puedan surgir por inundaciones”, por lo que exigen a la CHT que “utilice ese canon para reparar todas las infraestructuras o si no, que no se cobre a los agricultores”.

“Eso es lo que vamos a demandar en Bruselas”, ha precisado el presidente de Asaja Extremadura.

La valoración de los técnicos de la Junta, según García, cifra en 1.228.218 euros los daños en producción agraria y en 492.080 en infraestructuras, lo que incluye por las inundaciones que llegaron hasta La Bazagona, el destrozo de semilleros de tabaco, plantaciones de espárragos y muros de contención como el de Rivero Grande en Jaraíz de la Vera (Cáceres), así como socavones de tierra en los que “cabe un tractor”.

La organización ha exigido el “mismo trato” para los extremeños que para los aragoneses, en referencia a las últimas inundaciones del río Ebro, donde se han puesto en marcha “actuaciones urgentes” por parte del Gobierno central y donde la Confederación del Ebro se puso a trabajar “de modo inmediato”.

Mientras, en Extremadura “solo se han autorizado actuaciones de reposición de áridos a costa del bolsillo de los agricultores”, ha lamentado.

Además, para García, la Junta “mira para otro lado”, mientras que “los agricultores del Guadiana tuvieron derecho a indemnizaciones por los desembalses de la Serena y el Zújar”, por lo que se ha preguntado si los agricultores cacereños son “de segunda categoría”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here