ASAJA llevará a la UE los cheques regalo de leche en supermercados por “banalizar su valor”

0
10

   Para ASAJA Córdoba, la práctica de algunas grandes superficies de regalar leche está trayendo consigo "la desaparición de las explotaciones y, por consiguiente, poniendo en riesgo la viabilidad del sector. El sector lácteo forma parte esencial del tejido económico y social, y también contribuye al mantenimiento de una forma de vida, por lo que banalizar la leche tendrá consecuencias irreparables".

   Por ello, ASAJA ya ha puesto de manifiesto la situación a través de la oficina de ASAJA Bruselas, en una reunión mantenida en el COPA COGECA sobre el sector lácteo y, tras el asombro de los representantes de otros países, la organización agraria cordobesa decidió trasladarlo a la Comisión.

Un sistema que no se realiza en el resto de Europa

    ASAJA no tiene conocimiento de que estas prácticas se estén produciendo en otros estados de la UE y entiende que la razón es clara: la normativa sobre competencia en esos países no lo permite. Desde la organización agraria cordobesa se preguntan, y así lo trasladan a la Comisión Europea, "si los Estados Miembros pueden prohibir esta práctica y qué organismo debería actuar para velar por los ganaderos y consumidores, ya que regalar un producto lleva consigo a la desaparición de sus productores. Si nos quedamos sin explotaciones. Tendremos que importar leche y, a la larga, se producirá un encarecimiento de los precios".

   La cuestión se trasladó desde ASAJA Córdoba a la Comisión Europea el pasado 11 de julio a través de la eurodiputada del grupo popular, Esther Herranz. "Esperemos que la Comisión se pronuncie pronto y responda a las preguntas que se han formulado, concretamente: Con motivo de la practica muy habitual que llevan a cabo determinadas grandes superficies mediante la cual regalan leche por compras superiores a 40 euros, practica que perjudica seriamente al sector ganadero español, poniendo en riesgo su viabilidad ¿Tiene la Comisión Europea constancia de estas prácticas en otros Estados miembros? ¿Se puede emprender a nivel europeo alguna medida para evitar ese tipo de prácticas?"