ASAJA Murcia reclama una reducción de los impuestos para los productores agrícolas

0
9

ASAJA.- La crisis que atraviesa todo el ámbito agrícola murciano es una realidad, por ello “hay que poner en marcha iniciativas que frenen la pérdida de rentabilidad de los productores, debido a que la situación que atraviesan ya es insostenible, por lo que urge articular sistemas eficaces que logren invertir esta situación, que podemos calificar de endémica”, según ha indicado el máximo responsable de ASAJA Murcia.
Uno de los problemas reside en el hecho de que los costos de los insumos (fitosanitarios, mano de obra, transporte) no han dejado de subir, mientras que el descenso de los precios agrarios en origen es continuo, no cubriéndose en muchos casos los gastos de explotación, ante lo que “el agricultor se encuentra en una situación desesperada”.
Desde esta organización profesional agraria, “consideramos prioritaria la puesta en marcha de un mecanismo de regulación de la crisis en la política agraria europea y que sea accesible para todos los agricultores, si no queremos seguir asistiendo al abandono de las explotaciones agrarias”, tal y como ha apuntado Gálvez Caravaca.
Por tanto, existe una gran inquietud en el sector de frutas y hortalizas ante la falta de recursos y por otras circunstancias como las producciones procedentes de terceros países, que están contribuyendo a agravar la crisis de muchas producciones sensibles como los cítricos, las frutas de hueso y los tomates.
El primer paso que ASAJA Murcia cree que se tiene que dar es “reconocer la difícil situación por la que atraviesa el sector agrario, que es innegable, y así poner en marcha soluciones o al menos buscarlas, y para eso está la Administración”, según afirma el titular de esta organización profesional agraria, Alfonso Gálvez Caravaca.
De igual manera, ASAJA Murcia reclama medidas estructurales, ya que en productos como el limón el agrupamiento en OP no llega ni al 15%, por lo que las medidas que se tomen a través de estas organizaciones están abocadas al fracaso. Desde la puesta en marcha de la OCM de frutas y hortalizas en 1996 se ha constatado un fracaso de la agrupación de la oferta en OP que ha tenido un efecto multiplicador en la crisis que vive el sector. Por este motivo, “demandamos a las instituciones comunitarias una nueva orientación que convierta estos mecanismos en instrumentos eficaces en la gestión del mercado y la rentabilidad del agricultor”. También debería existir más mecanismos que faciliten el trabajo de los productores y la transparencia de los mercados, como el contrato tipo, las garantías de cobro o los seguros de rentas, como ya existen en otros países.
Por último, y al margen de las medidas que puedan adoptarse en la nueva PAC a partir de 2013, ASAJA Murcia defiende que “sean los gobiernos nacionales los que apuesten claramente por el futuro del sector agrario sobre todo en situaciones críticas como la actual”, según ha apuntado Gálvez Caravaca. Esto es precisamente lo que está ocurriendo con los agricultores franceses, que van a ser apoyados por el Gobierno de Sarkozy con un plan de ayudas al sector agrario cuantificado en 1.650 millones de euros.