Asaja Palencia advierte que habrá nueva plaga de topillos mayor que en 2007

0
4

EFE.- La organización agraria afirma, en un comunicado, que “la situación se ha ido de las manos y que los ratones invaden el campo de muchas zonas de la provincia de Palencia”, especialmente en los términos de Villarramiel, Villada, Carrión, Osorno y Paredes de Nava.

La organización asegura que estas zonas están sufriendo ya una plaga de topillos, lo que pone de manifiesto “la ineficacia total de las medidas de la Junta de Castilla y León” y lamenta que se hayan restringido las quemas de rastrojos, lo que podría haber frenado la propagación.

Asaja considera que la instalación de cajas nidos para las rapaces, y el reparto de rodenticida “acompañado de unas irracionales exigencias medioambientales que hicieron desistir de los tratamientos a los afectados por resultar imposible su aplicación”, no han servido para nada.

“Se han autorizado las quemas de rastrojos en un momento inadecuado, cuando las condiciones de humedad han impedido su efectividad, y se ha intentado aplicar el tratamiento dejando una pastilla en cada agujero, una medida tercermundista”, ha denunciado Asaja.

Según la organización agraria, “la invasión de roedores está llegando a niveles alarmantes” y además se produce en un momento en que los agricultores no pueden frenar su avance porque la campaña está muy adelantada.

Asaja insiste en que hay parcelas donde ya se ve que no se va a poder cosechar y que hay cultivos de alfalfa, cereal, girasol o vezas con “miles de agujeros de las huras” en los que se aprecian los corros que dejan los ratones que atacan la caña de la espiga produciendo enormes daños.

Los agricultores temen que puedan multiplicarse los daños aún más, asegurando incluso que las proporciones de la plaga son aún mayores que la que castigó a la provincia en 2007, y temen que se vuelva a repetir la catástrofe de entonces con pérdidas millonarias.

Por último Asaja Palencia, que cree que la plaga se podría haber evitado tomando las medidas necesarias, invita a los responsables de la administración regional a salir por los pueblos afectados y hacer una valoración de las pérdidas económicas.