Asaja pide a la CHD que no suba la tasa del agua a regantes Canal Villalaco

0
12

EFE.- El organismo de cuenca tiene previsto girar a lo largo de 2013 una liquidación en concepto de "Tasa por utilización del Agua" que superará los 240 euros por hectárea, cuando en los últimos años no ha superado los 60 euros por hectárea, según ha manifestado Asaja en un comunicado.

El motivo es la amortización de la obra realizada en el Canal de Villalaco que, de acuerdo con lo informado por la Confederación, va a tener un coste de amortización decreciente, pero que este año supone que la tarifa de utilización del agua se incremente un 400%.

Esta comunidad de regantes ha solicitado la aplicación de una amortización lineal para no tener que pagar un importe tan elevado los primeros años, pero el resultado hasta ahora ha sido negativo.

Una petición que respalda Asaja Palencia, apoyando a los regantes en sus reivindicaciones ya que "una subida de esta envergadura resulta desproporcionada en los tiempos que corren" y repercutirá directamente en "una importante disminución de la rentabilidad de este colectivo".

La Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA y COAG, también se ha sumado a estas reivindicaciones al considerar que una tasa de estas características es "inasumible" para el sector.

El Canal de Villalaco es una infraestructura que se puso en servicio en el año 1926, en tiempos de Alfonso XIII, y riega 4.300 hectáreas de cereal, remolacha y maíz de más de mil propietarios de los términos de Villalaco, Torquemada, Villamediana, Magaz, Soto, Baños, Venta de Baños y Palencia.

En 2010 terminaron las obras de revestimiento del canal con hormigón con el fin de evitar fugas y mejorar el suministro de agua en las parcelas.

Unas actuaciones que a pesar de ser beneficiosas, no han supuesto una verdadera modernización a juicio de los regantes, ya que la obra se redactó en los años 80, y desde entonces estaba pendiente su desarrollo.

Los propietarios consideran que después de tantos años tendría que haberse acometido la modernización por gravedad, como se está haciendo en el resto de obras, lo que evita los enormes gastos en gasóleo de los motores que pueden llegar a alcanzar los 700 euros por hectárea.