La organización profesional agraria Asaja Extremadura ha reclamado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ayudas acopladas para las explotaciones ganaderas afectadas por la tuberculosis, así como para los cereceros del Valle del Jerte (Cáceres), por un importe conjunto de de 8,5 millones de euros.

En una nota, la entidad señala que reclama esto “ante la decisiva reunión” que debe mantener antes de final de mes la ministra en funciones, Isabel García Tejerina, en la Conferencia Sectorial donde se decidirán este tipo de ayudas.

Agrega Asaja Extremadura que para explotaciones afectadas por la tuberculosis se piden 100 euros por cada vaca afectada hasta que recuperen la calificación de oficialmente indemne y que la ayuda acoplada para los cereceros debería de incluir 600 euros por hectárea.

El presidente de la organización, Ángel García Blanco, señala que apuestan por estos sectores debido a la situación de “indefensión” que padecen y porque “los problemas son los suficientemente importantes para que se incluyan en este tipo de ayudas”.

Por un lado, se continúa, las explotaciones afectadas por la tuberculosis “están completamente machacadas, indefensas y bloqueadas ante la nula respuesta y falta de soluciones de las administraciones, por lo que necesitan una urgente ayuda”.

Una ayuda de 100 euros hasta que la explotación recupere la calificación de “oficialmente indemne”

También reclama a la Junta de Extremadura que encabece estas reivindicaciones y que presione al Gobierno Central para conseguir la satisfacción de estas demandas. En concreto, se añade, en la región hay 9.626 explotaciones, de las cuales 1.068 están afectadas, y la media de cada negocio dañado se eleva a 45 vacas.

Por esto, pide que por cada una de las que esté libre de la enfermedad se contemple una ayuda de 100 euros hasta que la explotación recupere la calificación de “oficialmente indemne”. El presupuesto de ayuda para este sector sería de 4.272.000 euros anuales, se añade.

Por otra parte, para el sector cerecero la ayuda acoplada se elevaría a 600 euros por hectárea “si se tiene en cuenta que el trabajo de los agricultores no se compensa con el valor de la fruta”.

Además, este año la campaña de la cereza es “un auténtico “desastre” ya desde su inicio debido a que los cerezos no alcanzaron este invierno el número suficiente de horas de frío que requiere el fruto para afrontar la floración con garantías. La floración se ha retrasado en el tiempo esta primavera debido a la irregularidad de las temperaturas y las lluvias que no han permitido su polinización.

A todo esto hay que añadir, agrega Asaja Extremadura, que la existencia de las cerezas en esta zona de la provincia de Cáceres repercute por su atractivo en el desarrollo y la explotación turística y que, sin esta fruta, este sector “se hundiría”, con los consiguientes perjuicios económicos. En concreto, son unas 7.100 las hectáreas donde que cultivan las cerezas, por lo que el presupuesto se elevaría a 4.260.000 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here