ATICA-CLM quiere aclarar las inspecciones de trabajo en el sector cinegético

0
7

    Con independencia de las aclaraciones e información recibida en las primeras reuniones, fue en Toledo con el director territorial donde se vieron los primeros signos para solucionar la situación.

   Gracias a la predisposición al diálogo de los altos funcionarios del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y dadas las ganas de colaboración de ambas partes, se llegaron a distintos acuerdos, alguno de ellos, en espera de un estudio más profundo, para la presente temporada.

Las inspecciones se harán a partir de enero

   El máximo responsable técnico del Ministerio en nuestra región adquirió con ATICA C-LM una serie de compromisos sobre las nuevas inspecciones a titulares de cotos y organizadores de cacerías que se realizarán en distintos acotados. En este sentido, dejó claro que las inspecciones serían realizadas a partir de enero, en el número mínimo solicitado por sus superiores, un total de 19 para el conjunto de las provincias castellano-manchegas, eso sí, no existirá aviso previo; también que quedarían excluidos los cotos cuyos titulares fueran sociedades de cazadores o administraciones, así como acotados inferiores a 1.000 hectáreas. Al parecer tendrán lugar en la junta de la cacería, a las 9 de la mañana, realizada por funcionarios del Ministerio acompañados por la Guardia Civil.

   Sobre las distintas aclaraciones que precisaba ATICA C-LM, para trasmitir a sus asociados con el fin de evitar cualquier situación de ilegalidad, puso encima de la mesa, por ejemplo, la situación de cada tipo de rehalero. Pudo conocerse que precisaba, y que no, tanto el dueño de rehala que la trabaja y la caza como el rehalero no titular de la rehala. Distinguiendo en ambos casos si se encuentra parado o en activo, con la diferencia en este último caso entre autónomos y por cuenta ajena. En particular se fijó la consideración  de habitualidad, para esta temporada, en 30 días de actividad por rehalero.

   Sobre las inspecciones a las empresas organizadoras quedó claro qué tipo de documentos están obligados a presentar, descartándose algunos de los solicitados en las primeras inspecciones ya realizadas, caso de los Planes Técnicos de Caza de los cotos o los contratos, ya fueran de arrendamiento de caza o con empresas de restauración y cárnicas. Como es de razón, son válidos los contratos verbales, quedando como justificante la factura. Asimismo, fueron aclaradas distintas situaciones del organizador con respecto al personal que realiza un trabajo para una empresa contratada por este.

   En el transcurso de la semana, los responsables del Ministerio, adquirieron el compromiso de dar respuesta a otras cuestiones que fueron planteadas por ATICA. Por otro lado, el próximo 3 de diciembre, la asociación tendrá una nueva reunión, esta vez con el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, D. Jesús Labrador.