Aumentan a seis los muertos por la gripe aviar H7N9 en el este de China

0
14

    Las autoridades chinas han informado que las personas que tuvieron contacto con los infectados con la gripe aviar, no muestran síntomas de fiebre ni dificultades respiratorias, salvo una persona que ha empezado a desarrollar síntomas febriles, y se encuentra, como los demás, en cuarentena.

     Entretanto en Shanghái se han sacrificado ya 20.536 pollos, patos, gansos y palomas de un mercado de aves vivas de la ciudad, donde se había detectado la presencia del virus H7N9 en una paloma.

     El Mercado Mayorista de Productos Agroganaderos de Huhai, de la población shanghainesa de Dongjing, en un área rural del apartado distrito suburbano de Songjiag, fue cerrado esta mañana por las autoridades locales al encontrarse al animal portador en unos análisis, tras lo que se llevó a cabo el sacrificio masivo.

     El mercado, las jaulas, cajas y puestos del mercado, así como los excrementos y las aguas residuales presentes allí, han sido desinfectados para prevenir posibles contagios a humanos.

     Seis personas que habían estado en estrecho contacto con la paloma infectada ya están aisladas y bajo observación médica, mientras su sangre se está analizando en busca del virus.

     "Ahora que hay más casos, los expertos están recogiendo más información y material de casos clínicos sobre el virus, lo que les permitirá identificar más rápido su capacidad patógena y de contagio", explicó la directora del Centro de Control y Prevención de Epidemias de Shanghái, Wu Fan, según el diario "Shanghai Daily".

     Los centros médicos que supervisa Wu fueron dotados de compuestos reactivos que les permiten identificar el virus en unas cinco o seis horas de pruebas, mientras en Shanghái continúa el plan de emergencia por el que hospitales, centros educativos y geriátricos deben comprobar cualquier posible caso de H7N9.

     Por ahora se sabe que el periodo de incubación del virus es de siete días, y que es conveniente tratar a cualquier contagiado con antigripales, aunque por falta de estudio de esta cepa que, hasta hace unos días, no se sabía que pudiera afectar a humanos, aún no existen vacunas para combatirlo.

     La Organización Mundial de la Salud (OMS) descarta por el momento la posibilidad de una pandemia, ya que no se cree que el H7N9 se transmita entre humanos, sino más bien por contacto con aves o con sus fluidos corporales.

      En Ginebra, el portavoz de la OMS, Gregory Hartl, explicó en rueda de prensa que las investigaciones siguen intensamente porque aún no se ha identificado cual es la fuente de contagio.

     "Hay 14 casos y por ahora no se ha identificado ninguna relación epidemiológica entre ellos. Por lo tanto, no se puede hablar de contagio de humano a humano, y hay que seguir buscando un contagio medioambiental". Hartl recordó que se han investigado 400 personas del entorno de los 14 infectados y no se ha encontrado ningún contagio entre ellos.

     Consultado sobre qué significa contagio medioambiental, Hartl explicó que puede ser un contagio de fuente animal pero también del ambiente donde los animales están, dado que con el virus H1N5 se detectó que el polvo de los mercados donde se vendía pollo estaba infectado con el virus.