Autonomías, empresas y sindicatos cierran hoy filas en defensa del sector tabaquero

0
14

   La futura norma europea supone la eliminación de las marcas en las cajetillas, lo que, según el sector, afectaría a toda la cadena de valor de esta actividad productiva.

    El borrador de la directiva ha llevado a la presentación de varias iniciativas en los Parlamentos de Cantabria, Navarra, Extremadura, Canarias y La Rioja, así como en el Congreso de los Diputados, y en todas ellas se ha avisado de los riesgos que supone esta normativa para el sector.

    A esas iniciativas parlamentarias, se sumará ahora la declaración institucional que aprobarán este viernes las comunidades autónomas, empresas y sindicatos convocados a este foro.

    En el encuentro participarán los presidentes de Cantabria, Ignacio Diego; Extremadura, José Antonio Monago; Canarias, Paulino Rivero, y La Rioja, Pedro Sanz, así como el consejero andaluz de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, y el responsable extremeño de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, Antonio Echávarri.

    Por el sector empresarial asistirán responsables de Altadis, Tabacalera, Tabaco y Conveniencia Iberia de Logista, la Comisión para el Mercado de Tabacos, la Compañía Española de Tabaco en Rama (Cetarsa), la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España, la Asociación Empresarial del Tabaco (Adelta), la CEOE y la Organización Interprofesional del Tabaco.

    También estarán representados en el encuentro la Asociación de Hostelería de Cantabria, CEO-Jofemar (del sector de máquinas de venta), los sindicatos UGT y CCOO, y miembros de la Mesa del Tabaco y de la Mesa Canaria del Tabaco.

Enfado de los estanqueros por no ser invitados


    Quien no estará en la reunión es la Organización Nacional de Asociaciones de Estanqueros (ONAE), que ha censurado en un comunicado su "exclusión" de este foro y ha lamentado que el presidente cántabro pretenda "abanderar la defensa de los más de 56.000 empleos" que genera este sector en España "omitiendo la participación" de este colectivo.

    La convocatoria también ha recibido críticas de la organización Izquierda Social y Ecologista (Iseco), aunque por otros motivos. Lo que censura Iseco es el "error" del presidente cántabro al convocar una cumbre de estas características y al hacerlo, además, en las instalaciones de una multinacional del sector.

     Esta organización señala que los presuntos perjuicios económicos que pueda conllevar la aprobación de la directiva europea quedarían "compensados" con el ahorro en asistencia sanitaria y en costes por absentismo laboral.