Avances en la negociación de la tarifa plana en la PAC a cambio de perder parte de las ayudas

0
6

   Los Gobiernos de los Veintisiete, el Parlamento Europeo (PE) y la Comisión Europea (CE) estudian imponer un máximo de pérdidas del 30% entre los sectores agrícolas, a consecuencia del nuevo sistema de reparto de pagos directos de la futura Política Agrícola Común (PAC) en el periodo 2014-2020.

   Esta negociación a tres bandas, aunque hay incertidumbre, avanza poco a poco, según ha avanzado Canal Sur en su ágina web  Así lo confirma Iratxe García, la eurodiputada española del comité negociador, sobre todo en el “grening” -las ayudas por prácticas medioambientales- y la convergencia interna o tasa plana.

   Ya por la mañana del lunes, el comisario de Agricultura cedía en su férrea posición con España y reconocía su  diversidad agrícola.

   Por su parte, el ministro Arias Cañete se mostró más prudente sobre lograr un acuerdo. A España le interesa llegar a un acuerdo ahora, ya que Irlanda que preside la Unión tiene una agricultura similar a nuestro país y eso es una ventaja. Por eso, la reforma persigue premiar unas prácticas agrícolas más ecológicas y un reparto más equilibrado de las ayudas.

   En el primero de los dos "trílogos" que las tres instituciones programaron para la primer asesión era uno de los temas que más preocupan a España: la "convergencia interna" o cómo se repartirán los pagos directos (el grueso de las ayudas de la PAC) a nivel nacional.

   La CE, que en un principio quería imponer una "tasa plana" por hectárea para todos los agricultores europeos, propuso después, tras el rechazo de grandes potencias agrícolas como España, Francia o Italia, un umbral mínimo de convergencia de las ayudas en 2019 a nivel nacional del 75% del pago medio regional por hectárea, una cifra aún muy elevada para muchos países.

   Para mitigar el impacto de la "convergencia interna", España solicita una regionalización "muy flexible", excluir a todos los pequeños agricultores, disponer de un suelo de convergencia más bajo y establecer cláusulas de limitación de pérdidas, algo que el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, consideró que puede ser una solución para la diversidad del campo español.

Empiezan la nueva ronda de negociaciones

    Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) prosiguen este martes su reunión en Luxemburgo para acordar una posición común sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) de cara a lograr un acuerdo definitivo sobre ella mañana con el Parlamento Europeo (PE), el otro colegislador comunitario.

    Los ministros concluyeron a altas horas de la madrugada una reunión a tres bandas con los eurodiputados y la Comisión Europea (CE) en la que trataron de acercar posturas y perfilar lo que será el texto final del acuerdo.

    Fuentes comunitarias destacaron a Efe que se registraron avances, aunque quedaron asuntos pendientes que se tratarán mañana miércoles en Bruselas, en el que se espera sea el último "trílogo" entre las tres instituciones para llegar a un acuerdo sobre la nueva PAC que se aplicará los próximos siete años, que tiene el objetivo de ser más ecológica y equitativa en el reparto de ayudas.

     Todas las partes coinciden en la conveniencia de cerrar cuanto antes la negociación para eliminar incertidumbre en el sector y tratar de que la nueva PAC entre en vigor en los plazos acordados, aunque la eurodiputada socialista española Iratxe García, que forma parte del equipo negociador del PE, destacó en un receso de la reunión que no habrá un acuerdo "a cualquier precio".

     En la última sesión de trabajo que mantuvieron los ministros con los eurodiputados antes de que estos regresaran de vuelta a Bruselas de madrugada, se abordaron apartados como desarrollo rural, la reglamentación horizontal de la PAC o la organización común de los mercados agrícolas, que abarca asuntos como las cuotas de azúcar o la autorización de plantación de viñedos.

    El jefe negociador del PE, el socialista italiano Paolo De Castro, dijo en un comunicado antes de regresar a Bruselas que "ahora la pelota está en el tejado del Consejo".

    "Es responsabilidad de la Presidencia irlandesa hacer recabar los apoyos de los ministros para que acepten las prioridades del PE, de manera que las negociaciones puedan, al menos parcialmente, concluir esta semana", comentó.