Ban Ki-moon y Rajoy contra el hambre

0
2

EFE.- Ambos mandatarios fueron los encargados ayer de clausurar la Reunión de Alto Nivel sobre Hambre, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que Naciones Unidas celebró en Madrid con el objetivo de lograr un compromiso para dar apoyo, aumentar la atención e intentar resolver problemas como el hambre, la seguridad alimentaria y la nutrición dentro de las negociaciones de la agenda pos-2015.

Rajoy recordó que en la actualidad más de 850 millones de personas padecen hambre y desnutrición en el mundo -el 12,5 por ciento de la población- un porcentaje que los países que han suscrito los ODM quieren reducir a la mitad de cara a 2015.

"Nos encontramos en la recta final para alcanzar los Objetivos", ha recalcado Rajoy, que afirmó que, a pesar de que se han logrado "importantes" avances, "queda mucho camino por recorrer y solo 1.000 días para hacerlo".

Por su parte, Ban Ki-moon reconoció que "no es fácil eliminar el hambre" y que queda "muchísimo por hacer", por lo que ha hecho un llamamiento a los Gobiernos para "acelerar las acciones" y conseguir "un mundo mejor para todos y un futuro libre de hambre, necesidad, pobreza y malnutrición".

"El hambre y la malnutrición pueden ser eliminados con buenas políticas e inversiones", afirmó el secretario general de la ONU, que se ha mostrado convencido de que, de esta manera, "en solo una generación" se pueden alcanzar mejoras.

Durante su intervención, Rajoy consideró que la ayuda al desarrollo no es "sólo un acto de generosidad" sino que también es una "inversión solidaria y de futuro" porque "lo que está en juego es el bienestar global" y se comprometió a aumentar la dotación de España a esta partida "en cuanto la situación lo permita".

Hizo hincapié en que "España atraviesa tiempos difíciles" que obligan a rebajar el gasto público y en cooperación internacional, aunque ha insistido en que su compromiso "sigue siendo tan firme" como cuando España se sumó a cumplir los ODM en el año 2000.

"Nuestro compromiso con el desarrollo no caduca el 31 de diciembre de 2015", anunció Rajoy, que ha asegurado que tras esa fecha "España va a seguir comprometida" porque, aunque se lograran esos objetivos, "quedaría mucho por hacer".

Rajoy reconoció que, pese a que España se marcó como objetivo destinar a cooperación el 0,7 por ciento del PIB, esa es una cifra que "no está en este momento al alcance", y ha señalado que desde 2009, cuando se logró destinar el 0,46 por ciento, se han producido importantes bajadas.

El presidente del Gobierno, no obstante, ha reiteró el compromiso de España con los países de renta media en los que viven el 70 por ciento de los pobres, ya que muchos donantes están abandonando sus ayudas.

"Nuestros esfuerzos tienen que fomentar un entorno en el que los menos favorecidos dejen de serlo de la forma que ellos elijan", ha dicho Rajoy, que añadió que se deben dar oportunidades a los que no las tienen y para ello "el Estado debe aportarles seguridad con mínimos servicios de sanidad y educación".

Ban Ki-moon relató que él fue "uno de tantos jóvenes que vivía con hambre en Corea", donde 4 de cada 5 personas trabajan en el campo, aunque la mayoría no eran dueños del terreno que labraban.

En esos años -explico- la ONU ayudó al país y las pequeñas familias consiguieron sus tierras, y "más que subsistir, contribuyeron a la riqueza del país".

Así, ha pedido que las acciones de los gobernantes se centren en los minifundistas y en alimentar mejor a mujeres y niños y ha recordado el compromiso de los participantes en el foro con "las familias del mundo".

Ban Ki-moon pidió, así, "aprovechar estos mil días que tenemos por delante" y recordó la importancia de esta reunión para definir una agenda para los años posteriores a 2015 y cuyas conclusiones se incluirán en un informe que el secretario general de la ONU presentará en septiembre.

Rajoy apostó porque España tenga un papel protagonista en la lucha contra el hambre porque "no acepta ser un mero espectador de este drama".

"No basta con sacar a hombres y mujeres de la pobreza, debemos aspirar a darle oportunidades. No basta con darles un presente, debemos aspirar darles un futuro", concluyó.