Basque Culinary Center: “Hay que proteger la cultura culinaria tradicional”

0
10

    La innovación es "parte de la clave del éxito de la cocina española fuera de sus fronteras", según Aizega, pero "un ingrediente indisociable de la fuerte tradición culinaria y de sus raíces".

     "El éxito de nuestra cocina está ligado tanto a los creadores de vanguardia como a nuestro territorio, que tiene una diversidad infinita".

    En este sentido, subraya la diferencia que puede haber entre la filosofía de Dani García, en Andalucía; Andoni Luis Aduriz, en el País Vasco; o Quique Dacosta, en Valencia".

    Aizega cree que, aunque todas las regiones españolas "mantienen su cultura gastronómica" y cada vez con más actividades relacionadas con los productos locales, "el desarrollo económico y social ha hecho sufrir a la cultura gastronómica tradicional".

    Apunta a Internet como una herramienta "magnífica" para preservar esas raíces culinarias, "porque muchos jóvenes de la generación actual, y de las que vendrán, podrán acudir más fácilmente a las recetas tradicionales".

La gastronmía como parte de la educación


     "La gastronomía es parte de la educación de cualquier persona, pero no todo el mundo tiene acceso a los testimonios de sus padres o abuelos", precisa.

     Por las aulas del BCC han pasado ya más de 1.000 personas, entre el Grado en Gastronomía y Ciencias Culinarias -con 200 alumnos- los postgrados en Cocina, Técnica y Producto o Innovación y Gestión de Restaurantes -con 300 alumnos- y los cursos monográficos destinados a "entusiastas de la gastronomía", a los que se han suscrito ya más de 800 alumnos, muchos de ellos turistas que visitan San Sebastián.

    Aizega asume que parte del éxito de la propuesta del centro es que la gastronomía "está de moda", dentro y fuera de España, y que los jóvenes "ven un futuro profesional en ese mundo".

    "Cada vez nos interesamos más por lo que comemos, nos gusta viajar, conocer las cocinas del mundo y las tecnologías nos acercan a ellas; todo está más a mano y eso nos permite disfrutar".

    Sin embargo, admite que "desde el primer día" muchos jóvenes llegan a la escuela con la pretensión de "convertirse en profesionales conocidos y alcanzar notoriedad mediática".

    "Nosotros tenemos que hacerles evolucionar, que estén motivados, pero siempre con una visión real de las cosas que les permita apreciar su trabajo y disfrutar con ello, porque esa es la clave de una buena carrera profesional", añade.

    Con un patronato compuesto por referentes gastronómicos a nivel mundial, como Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, Martín Berasategui o Andoni Luis Aduriz, el BCC busca ahora "fomentar esos valores en una red de formación gastronómica mundial" con el "World Tour Culinary Connection".

    Un viaje que ha hecho ya parada en Sao Paulo -con Álex Atala como anfitrión- y Singapur, y que pasará también por Bogotá, Shangai, Moscú y Chile."La cocina española tiene aún mucho que ganar si aprovecha este momento de auge", concluye Aizega.